“YO MAYORMENTE DESCONOZCO…” (Tirar la piedra y esconder la mano).


VENTANA ROTA

Cuando preguntan a alguien sospechoso o acusado de integrar redes mafiosas, facilitar delitos, traficar estupefacientes, mantener vínculos criminales, asesinar a alguien o robar en un banco, asaltar a un cambista o en una pollería, declara no saber absolutamente nada, ser incriminado por unos enemigos, haber sido encontrado “pasando por ahí”, no ser el responsable y jurar por diosito “nada que ver con eso”.

Así estamos y nadie sabe cómo es que suceden las cosas.

La facilidad con que se niega lo evidente, da cuenta que la impunidad existe y si los “chapan y condenan”, piñas: no movieron enchufes, no “rompieron las manos” pertinentes, no contaron con padrinos poderosos ni con jueces comprados.

Esto de no saber, no conocer, sucede en todos los niveles y lo dicen entre otros, el minero informal, el congresista, el policía agarrado “in fraganti”, el dirigente de construcción civil, el que revienta lunas con bujía y el guachimán que no te deja entrar.

Es una “negación salvadora” que se ha hecho costumbre y funciona como acto reflejo o respuesta inmediata: “A mí no me involucren;  yo no tengo que ver. Sobre eso, mayormente desconozco”… ¡Viva el Perú, señores, viva!