¿INCLUSIÓN VERBAL O CUESTIÓN DE SINÓNIMOS?


 

bebeabordo

Cuento la anécdota como me la contaron…

Una madre de familia, dejó dentro de su camioneta, solo de toda soledad a su hijo de un año sentado en su sillita para el auto; cerró las puertas y el niño se quedó… ¡con el llavero de la 4X4! La señora (que además de ser psicóloga y perfecta había tenido una “escuela de nanas”), le gritó a su hijo, que jugaba con el llavero: “¡presiona, Rafaelito, presiona!”. Lo hizo ocho veces, en tonos diferentes; desde amenazador hasta desesperado, para ver si el pequeño presionaba el botón del control remoto que estaba en el llavero y abría los seguros. Rafaelito, más interesado en dar vueltas al “juguete” que su mamá había dejado, no hacía ningún caso. La solución pensaba la señora, era romper la luna que costaría reponer Dios sabe cuánto. Repitió otra vez el pedido y otra vez y otra vez, hasta que la empleada con gran sabiduría dijo: “¡Machuca, Rafaelito, machuca!”

Rafaelito machucó/oprimió el botón y los pestillos saltaron automáticamente para alivio de madre, maravilla de un niño que entendía y la satisfacción de la empleada que se hacía entender.

La anécdota enfrenta a las palabras y los significados. “Machucar” viene de machacar, que es golpear. “Oprimir” es ejercer presión sobre algo. La perfecta psicóloga-madre, hablaba en correcto castellano y la nana usaba la palabra incorrecta, pero que había enseñado al niño como sinónimo de “aprieta”. Quien me contó esta anécdota hace honor y homenaje a la palabra “machucar” que era de común uso entre los vendedores que asistían a sus jornadas de capacitación. Sucede que yo creo que nadie dice corrientemente “oprime el botón de color y enciende la aspiradora”, sino “machuca el botón rojo”, y claro, la aspiradora enciende.

¿Sinónimos? No. Pero nos entendemos ¿no es cierto?

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

2 comentarios sobre “¿INCLUSIÓN VERBAL O CUESTIÓN DE SINÓNIMOS?”

  1. Cuando me rapiñaron y me tiraron en el medio de la calle, y me arrastraron varios metros, para quitarme la pequeña cartera, que por suerte se rompió la correa,( porque de no ser así, yo no tendría el gusto de leerte ), quedé cubierta de machucones. Nosotros llamamos así a los moretones, no te cuento como llamamos a los ladrones; motochorros, y cosas peores. No tenemos nanas, las llamamos niñeras.
    Me encanta cuando agregas esas palabras comunes que ustedes usan, y yo de paso te cuento las nuestras.
    Un abrazo.
    Hasta pronto.

    1. ¡Terrible experiencia! Aquí los “choros” (el nombre de los ladrones y de los mejillones) tienen los nombres que se te ocurran, incluyendo algunos irreproducibles. Es curioso como nuestras palabras, estando tan cercanos, difieren. Creo que en toda comparación “paisística” pasa lo mismo. En Colombia “pendejo” es chiquillo o bobo. En Perú la misma es una palabra grosera para dfinir al vivo. Misterios de la lengua y de la geografía. ¿Una geolingüística? Beso, 🙂 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s