GALLINAZOS


GALLINAZOS

No los veo desde hace mucho tiempo; alguien me dijo que estaban volviendo y que era síntoma que la basura se acumulaba en diferentes sitios. No lo sé a ciencia cierta, porque a los gallinazos dejé de verlos un día que ya no recuerdo, cuando durante mi infancia anidaban en el abandonado tanque de agua, arriba, en la casa de la calle Ayacucho, en Barranco.

Los gallinazos eran parte del paisaje limeño y creo que los ahuyentó el tráfico, los fue matando la contaminación de una Lima que crecía sin freno y hacía competencia con ellos por ese cielo gris, con edificios que nacían como hongos. Los gallinazos supervivientes se deben haber ido en busca de otros cielos, techo más amigables y de basura que no sea un plástico incomible.

Todo cambia y en las tardes extraño el vuelo en círculos que remonta las casas; extraño esas siluetas negras; los saltitos que daban al acercarse con cautela a algo de comer.

Se han ido hasta los gallinazos de Lima. ¿Mala señal?, no: es que cambian los tiempos y ya no queda espacio para el vuelo perezoso de las tardes tranquilas. Además, la dura competencia de los recicladores puso también su cuota.

De pronto, por el cauce del río queda algún gallinazo despistado que hurga entre el desmonte, sabiendo que se irá, pero sin saber dónde. Tal vez sea a una Lima donde la mazamorra, el humitero y el champús son tan solo un recuerdo.

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

2 comentarios en “GALLINAZOS”

  1. Te cuento.No sé si tenemos gallinazos, pero montañas de basura sí. Alrededor de los contenedores, porque los carritos como llamamos nosotros a los recicladores, cartoneros, etc, revuelven hasta lo indecible, y dejan a su paso un reguero de mugre.
    Si tú extrañas a tu antigua Lima, yo lloro por la decadencia de Montevideo.
    Un abrazo.
    Hasta pronto.

    1. ¡Gracias por tu comentario!
      No conozco Montevideo, pero supongo que el proceso se está dando en todos nuestro países.
      Los “gallinazos basureros” fueron propios de unas épocas en que la contaminación y la concentración humana no eran tan grandes como ahora. El fenómeno de los “cartoneros”, aquí “recicladores” es el mismo. Rebuscan en la basura y la disgregan, dejando (no siempre, claro) una mugre todo. Hoy generamos más basura que ayer ¿Dóde meterla? Creo que ni un ejército de gallinazos basta. Cosas del “cambio”…. Beso 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s