CASUALIDAD DE GUERRA


 

ninos-ansiedad-separacion_1_1460830

No tiene la culpa pero es zarandeado de un lado a otro, usado como amenaza, deseado como trofeo. No entiende lo que pasa y de pronto escucha gritos, portazos, a veces percibe que tras la puerta cerrada hoy golpes y hay lágrimas.

Hay palabras que no entiende y se siente absolutamente solo porque los dioses del Olimpo batallan y lo utilizan como excusa. No entiende por qué se tiene que quedar con uno si querría estar con los dos.

No sabe si llorar o callarse; traga sus llantos y mira, con esos ojos grandes como platos, desconcertadamente. No sabe de mañanas ni futuros; se da cuenta eso sí que hay algo que está roto y los bordes filudos le hacen daño.

Total, solo es un trofeo, una excusa, una molestia. Un accidente que impide “volver a hacer la vida” de los padres que cuando lo tuvieron, queriéndose, no pensaron que llegaría este momento. Ahora que llegó después de la escalada de reproches e insultos, lo único que quiere cada u8no es ganarle al otro. ¿Ganarle el hijo? No: ganar la batalla en la que el pobre chico es nada más que una casualidad de guerra.

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s