DE LAS SUPERCUERDAS Y LOS TRUENOS


Supercuerdas

Cuando escuché hablar de las supercuerdas, hace muchos años, de inmediato pensé en unas sogas gigantes.

De chico, y creo que a todos nos pasa, hubo cosas cuyo significado no comprendía y les daba otro, que hacía mío. Como los truenos cada verano que iba a Arequipa, que hacían sonar las tardes de nubes oscuras. Mis tías les decían “los caballos de San Jorge” y yo me lo creía al principio, hasta que algún primo más avispado que este limeñito crédulo, me desasnó. No sé si hizo bien, pero sentí que la magia se iba a retumbar a otro sitio.

Suele suceder así, vamos perdiendo lo que para unos es inocencia y para mí es la capacidad de asombrarse ante algo. Conforme se crece la magia va acabándose y ya no nos maravillamos, porque sabemos que es un truco, cuando un faquir serrucha en dos mitades a una encajonada mujer.

Y después resulta que lo que no entendemos, lo obviamos.

Pasamos por esta vida que está llena de preguntas, con un par de respuestas que acomodamos según necesitemos.

Hemos perdido la capacidad de asombro y lo más singular nos suena a corriente. Seguimos caminando y así perdemos el atardecer sobre el mar, los colores acrobáticos del colibrí; por qué nuestro reloj ya no hace “tic-tac”; por qué navega el barco y “cantan” las ballenas. Perdimos el “por qué” y lo hemos reemplazado con un encogimiento de hombros.

Nos encogemos de hombros ante lo que son maravillas y nos preocupamos de lo que no debíamos.

Es curioso este ser que deja de jugar cuando crece, deja de preguntar y claro, ya no cree, porque en el fondo cree saberlo todo.

Ojalá recuperáramos algo de esa magia que nos hacía chicos boquiabiertos, para soñar un rato, porque nos hace falta.

 

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

2 comentarios en “DE LAS SUPERCUERDAS Y LOS TRUENOS”

  1. Como dice la canción ” Uno se desprende lentamente de pequeñas cosas “Trato aunque muchas veces no lo logro seguir soñando .Por eso no me detengo, y creo que tú tampoco.
    Estupenda tu reflexión.
    Un abrazo.
    Hasta pronto.

    1. Si detenerse es quedarse y anclar, no. Si hacerlo es ver, tomar lo bueno y disfrutar hasta de los recuerdos, me siento un rato a respirar hondo para seguir andando. ¡Mil gracias por leer! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s