EL CASTILLO DE CASTILLA


Castillo

Parece inexpugnable.

Los últimos acontecimientos así lo mostrarían, porque el Primer Ministro prefirió renunciar ante una “corrección económica” que parece un eco de la que profirió la señora de palacio.

Cuentan que Clinton, presidente de los EEUU, en su campaña, tenía anotada por donde iba, la frase “It´s the economy, stupid!”. Parece que lo mismo piensan algunos por aquí. Es cierto, la economía es importante, porque permite crecer al país y su adecuado manejo ha hecho que caminemos mucho hacia adelante. Pero habría que ser ciego, tonto o monotemático si no nos damos cuenta que esta debe estar al servicio del hombre y no al revés como pareciera quererse que suceda.

De pronto mi razonamiento es muy simplista y se me escapan las complejidades y me pierdo en tanto vericueto. Pero no puede ser que ganen pocos para que pierdan muchos: o sea que los que de veras necesitan y se esfuerzan sean la última rueda del coche. Con lo dicho últimamente sobre que no se puede comparar la responsabilidad de un ministro con la de un Maestro, se retrata a una política estúpida que ningunea a quienes deben formar a los jóvenes: el futuro, frente a técnicos de los que alguien dijo “se alquilan”.

Ya se ha ido el Premier y por lo que he leído, lo hizo diciendo que “Vencimos a la coca con la gente, no con ministros de economía”. De pronto es poco político lo dicho, pero es realidad. El ministro de economía tiene que actuar como guardián del orden económico, es verdad, pero no puede ser más papista que el Papa.

Las tantas veces mencionada inclusión social, parece que se estrella cuando se habla de repartir la plata. Y no se trata aquí de “vender las joyas de la abuela” o empeñarlas para conseguir algo, sino de dar a cada quién lo que necesita y merece, porque de otra manera el dinero que hay servirá a la polilla, a los ladrones y no al bienestar del país.

¡Cuidado! No se trata de derrocharlo todo, gastando en fatuidades, pero sí en aquello que se requiere y falta: no pueden morir peruanos porque no hay medicinas, son caras o la seguridad social es un desastre y esto, es solo un botón de muestra.

Podrán decir que lo que escribo es demagógico y que lo haga yo, que tanto sé; no es así. De esto no sé nada y lo haría muy mal, pero creo que el sentido común dice que el rumbo es otro. Lo malo es que me da la impresión que algunos toman por absolutamente cierto eso de que “el sentido común es el menos común de los sentidos”, porque carecen de él.

 

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s