¿TODA REGLA TIENE SU EXCEPCIÓN?


Gato-raton

Que hay policías honestos, los hay. La televisión de vez en cuando nos relata acciones loables en devolución de objetos y dinero, insobornables agentes de tránsito o de policías que ofrendan su vida luchando contra una delincuencia que dispara sin pestañear. Son noticia porque son casos ejemplares. Desgraciadamente raros, frente a una triste regla: hay corrupción policial.

A casi cada ciudadano le ha tocado encontrarse con esta realidad al leer en los diarios que oficiales y subalternos hurtan la gasolina asignada a sus vehículos oficiales (motos, autos y camionetas); al ir a una comisaría donde “el arreglo” del denunciado hace que se traspapele la queja; al ser detenido en una esquina cualquiera, pretextando que el automóvil que maneja cometió una infracción y tiene “requisitoria”. La lista es interminable.

A un amigo, peruano, que vive en Argentina y vino de allí con su pareja, en camioneta para unas vacaciones, lo detuvieron por tener “placa extranjera”.

Al mostrar sus papeles, empezó el policía a hablarle de los problemas de delincuencia en el país, a “alertarlo” contra los frecuentes robos y asaltos (creyéndolo extranjero), diciéndole finalmente que un vehículo igualito al de él había sido protagonista de un asalto. Mi amigo le dijo que era peruano, que vivía en Argentina pero estaba al día de lo que pasaba en el país. “Su señorita novia…” empezó a retrucar el policía. “Mi esposa”, corrigió mi amigo. Y finalmente viendo que el policía buscaba una “propina”, le mostró su tarjeta de crédito y le dijo que de donde venía, no dejaban, por ley, sacar dinero en efectivo, que la tarjeta la usaba para echar combustible y que se hospedaban en casa de unos parientes, que sólo tenía diez soles y que ofrecerlos o dárselos, sería ofenderlo. El policía se encontró sin salidas y se fue.

Esta es tan solo una anécdota, pero resulta ser pan de todos los días.

En México, hace muchos años, me previnieron contra las “mordidas policiales” y no creí que aquí, en mi país, las mordidas serían verdaderos festines. Vuelvo a decir que no son todos, pero son excepciones: lo “normal” es lo otro.

El problema principal del Perú es, según todos, la inseguridad ciudadana: ¿qué se puede esperar si los gatos son amigos de los ratones y almuerzan juntos dentro de la despensa?

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

4 comentarios en “¿TODA REGLA TIENE SU EXCEPCIÓN?”

  1. La inseguridad es uno de nuestros principales problemas. Lo que sucede también es que los policías ganan muy poco y viven en barrios marginales donde también habitan los ladrones. Un tema candente que azota a América del Sur, en diferentes proporciones y con consecuencias de mayor o menor daño para la población.
    Muy bien llevada ésta reflexión, daría para una larga conversación.
    Hasta pronto.

    1. ¡Gracias, como siempre, por leer y por tu comentario!
      Es cierto, la policía en América Latina suele ser muy mal pagada (recuerdo que hace muchos años una norteamericana me contaba que su novio, en USA, que era maestro de escuela, ganaba mucho más trabajando como policía en sus vacaciones) y pagamos (valga le redundancia) las consecuencias. La lína entre el bien y el mal se cruza a cada rato y parece que el lado que a veces resulta más atractivo y fácil es precisamente el malo.
      El tema, capital, sería materia de largas conversaciones, porque no creo que en una se agote.
      Hasta la próxima “escribida/leída”. 🙂

  2. LA CORRUPCION ES DE TAL NIVEL QUE NO SE SINDICAN NI SE PONEN EN CARCEL A LOS PRINCIPALES DELICUENTES. EN TRAFICO DE TIERRAS HAY BANDAS CON TREINTA ÑOS DE OPERACION COMETIENDO TODO TIPO DE DELITOS, SON IMPUNES PORQUE SON LOS CLIENTES QUE TRAEN MAS CLIENTES, LOS AFECTADOS, QUE TAMBIEN PAGAN SU PARTE. AL CLIENTE CON CARIÑO, SIEMPRE DEJA SU OBOLO PROPORCIONAL AL DELITO COMETIDO. TAMBIEN EN LAS OTRAS DOS INSTANCIAS FISCALIA Y PJ. ESA ES UNA DE LAS RAZONES POR LAS QUE LOS MAS IMPORTANTES DELICUENTES NUNCA ENTRAN A LA CARCEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s