LA EDUCACIÓN EMPIEZA POR CASA


mano

Ahora que se enciende el debate de un tema que se mantuvo en cómodo y confortable rescoldo por mucho tiempo, las llamas crecen y se percibe un verdadero incendio. ¿Todos opinan?: unos están en contra y otros a favor; a muchos de seguro no les interesa el tema porque nunca pensaron que fuera relevante.

Que la educación en el Perú es un verdadero desastre, no es novedad. Creo que no se necesitan tests como el PISA para comprobarlo, si la evidencia salta a cada instante y en cualquier rincón de nuestro país.

No se trata únicamente de la calidad de una enseñanza superior que propone el éxito económico y social como meta. No se trata tan solo de una educación básica y secundaria débil y deficiente que no logra cumplir con estándares mínimos. La raíz está en la familia. En el hogar.

La plantita nueva sin riego, sin nutrientes, sin condiciones que le sean propicias, sin una guía que oriente hacia arriba su crecimiento, hará que este se dé a ras del suelo y si no muere en el intento, su desarrollo va a ser raquítico y pasto de cuanta plaga haya.

La educación empieza en la familia, en el hogar, la casa.

Empieza con el ejemplo que se va tomando como se toma el agua. Si el agua es venenosa la planta morirá.

Aquí está la raíz y mientras el país no cuide los cimientos, nunca podrá mirar el edificio listo.

¿Qué se puede esperar de quienes aprendieron en sus casas que solo el lucro vale? ¿Qué de quienes creen que se vale por lo que se tiene y confunden valor con precio?

Si por ahí se empieza, todo lo demás irá mal y terminaremos con gente que falsea su título universitario o miente para “presentar un mejor CV”. Con quienes desprecian a los que no trampean o no son “pepes vivos”. Si fallamos en educación fracasaremos como país, aunque el PBI suba y sigamos exportando piedras.

La realidad universitaria que se quiere corregir, a lo que se oponen tenazmente los mercaderes de siempre y los nuevos, secundados por quienes tienen terror a perder influencias que signifique prebendas propias o por intonsos que repiten lo que “se dice”, es una realidad tremenda y vergonzosa.

Hay que debatir, sí. Hay que escuchar, sí. Pero es hora de actuar aunque se empiece por el eslabón final: por algo hay que empezar un proceso que tiene que llegar al núcleo familiar. Es una tarea inmensa, pero hay que ir construyendo: no se hacen tortillas si no se rompen huevos.

El Perú no puede seguir siendo esta tierra de nadie donde reina el más vivo, el que más poder tiene y donde los monos bailan al son de las monedas. El Perú somos nosotros y será lo que queramos ser.

 

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

4 comentarios sobre “LA EDUCACIÓN EMPIEZA POR CASA”

    1. Se confunde educación con instrucción y se deja a los colegios, que si no son, como deberían, buenos instructores, menos serán educadores. El problemas está en la formación que debe ser INTEGRAL. El ser humano es uno y no debería haber un hombre educado y otro instruído. Lo ideal es que sean no. Creo. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s