LA OLA


LA OLA

 

olagigante

De pronto va naciendo, se eleva rugiente y espumosa, crece conforme avanza y revienta con estruendo para morir en las arenas de una playa cualquiera, convertida en lo que realmente es: agua.

Así son las historias “noticiosas” a las que nos tiene acostumbrados la prensa. Hoy “todo el mundo habla” de lo que mañana va a ser olvidado y tendrá su reemplazo en otra “ola” que morirá en la playa.

Esto no es nuevo, pero sí se acentúa en este tiempo: no es la necesidad de informar sino la de mantener satisfecha una curiosidad que se hace crecer con estudiada dosificación.

Se sabe sobre un muerto: declara su familia, hablan los transeúntes-testigos, se pregunta a vecinos, se “analizan las pistas”, se sospecha de varios, se interroga a posibles implicados, se revelan entretelones de la vida del muerto, se entrevista a su esposa y se muestra cuan pobremente viven ella y sus cinco hijitos.

Todo esto, no es nada. La historia seguirá renovada con la del sindicado asesino. ¿Y los medios? ¡De plácemes! Tienen materia para vender a un público curioso que cree que las noticias son eso. Mientras tanto, muere gente de hambre, siguen robando los políticos, hay manifestaciones de protesta contra miles de cosas y las “noticias” ignoran que el mundo sigue andando. A veces parece una conjura para mantener a todos en la ignorancia. Yo creo que es más simple: es asunto de plata. Gran tiraje, gran rating, grandes ventas ¿y de la INFORMACIÓN buscada o esperada? ¡Nada!

 

Regreso en diez días más o menos.

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

8 comentarios sobre “LA OLA”

  1. Leí sus tres últimos artículos, y me asombra que los problemas sean tan parecidos a los nuestros.La prensa, estira los comentarios, hace dramas, entrevistas a personas con problemas, pero algunas facilmente manipulables, los políticos juegan al ” yo no fuí “, “no tengo la culpa de lo que pasa “. Ése era un juego que se llamaba ” El gran Bonete “, lo pusieron de moda, mientras nos vacían los bolsillos y la inoperancia viaja por ésta hermosa América del Sur.

    1. Somos tan parecidos… Creo que en lo malo y en la esperanza. Lo que hay que hacer es trabajar para que la esperanza se vuelva realidad. Hay mucho trabajo por hacer. Yo me voy por unos 10 días (mudanza).
      ¡Nos vemos… “bloggin´ around”! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s