SABER TERMINAR


onoff

Una de las cosas que no sabemos hacer, en general, es terminar.

A veces hablamos mucho, nos enredamos y no sabemos cómo acabar dándole largas al asunto, aburriendo a los que escuchan, moviéndonos en una especie de círculo sin fin.

Los congresistas, por ejemplo, hablan y hablan hasta que el tiempo que tenían asignado se cumple y piden “un momentito más por favor”; se lo dan y pasado “el momentito”, que suele ser bien largo, les apagan el micro en clara alusión para que ya se callen y ellos siguen hablando, molestos porque como diría “El Chavo”, no les tienen paciencia. Sí, “Parlamento” viene de parlar, pero se lo toman muy al pie de la letra.

Si hay un discurso fúnebre o uno de celebración; algún ofrecimiento-homenaje donde se encuentre una posibilidad de hablar a otros, el “aunque no he venido preparado”, esconde una cháchara eterna.

Se empiezan varias cosas y nada se termina. Se ufana uno de “actuar en paralelo”, sin darse cuenta que la atención no permite enfocarse al 100% en más de una sola de esas cosas: una no saldrá bien y ojalá todas no se hagan a “media caña”.

Es tremendo pero a veces veo que se chatea, navega en Internet, se habla por teléfono, se escucha música y el televisor está encendido. De yapa, se hace la tarea para el día siguiente: todo a la vez. El resultado es el que conocemos: un caos sin sentido y un rimero de cosas todas hechas a medias, o pedazos de temas que se quedan bailando por los aires.

Mi vida es apurada” es la excusa que se oye para tapar lo que en buen romance es mediocre nomás. Porque nos hemos acostumbrado a las mediocridades, decimos “no importa”, “nadie se va a dar cuenta”, “lo dejo así nomás” y seguimos rengueando por la vida con una llanta baja y sin repuesto.

Hay que tener valor para acabar lo empezado y dedicarle el tiempo necesario. Hay que tener valor para hacer UNA cosa y solo UNA, pero que esté bien hecha.

Lo que sucede es que pensamos que los valientes son como el personaje del cuento “El sastrecillo Valiente”: “Siete de un golpe” clamaba en su cinturón, sin explicar que sus víctimas fueron moscas.

 

 

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

11 comentarios sobre “SABER TERMINAR”

    1. ¡Mil gracias por leer!
      Nos pasa a todos; somos muy buenos para empezar a correr pero o nos distrae algo en el camino, nos cansamos muy pronto o iniciamos tantas cosas juntas que no terminamos ninguna pero terminamos nosotros… ¡agotados! 🙂

      1. siempre os leo a todos , cuando no escribo ,me paro a leer ,no paso por encima lo que estáis plasmando. y cierto,tantas cosas comenzamos que luego ,terminar a mime sabe hasta mal , novela en la cual Don Rodrigo , lo deje a ver que hacia ,pero nada me da pena que valla de batallas en batallas 🙂

      2. Escribir y leer, leer y escribir. A veces deternerse para mirar un poco y ver que el pasto es verde, que hay sol y escuchar a los pajaros cantar, las risas de los niños o el ladrido de un perro.
        Parase, detenerse, creo que es esencial para tomar distancia, mirar y corregir lo corregible…
        🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s