LA VIDA SECRETA…


Gato 2 del blog Juguete Barroco.

Hay un libro famoso que se llama “La vida secreta de las plantas”, en el que se cuentan hallazgos en el mundo vegetal, realizados por diversos investigadores en los años ´60.

Cuando veo en la TV y diversas entrevistas de revistas y diarios como los “famosos” y aspirantes a ello cuentan detalles de sus vidas y airean lo que antes fueron cosas suyas y que no interesaban a nadie, salvo a ellos mismos y a veces a su entorno, pienso que de pronto se exhibe como ropa tendida la vida de personas que buscan un “minuto de gloria” contando sus peripecias en la cama o lo malas y desinhibidas que son.

La vida secreta hecha pública, o lo que es peor: gritada y refregada en la cara.

El chisme se apodera de la sociedad y todo el mundo quiere mirar detrás de las cortinas para ufanarse luego de “saber”. Sí, saber que “X” está estreñido, que “W” se acuesta con quien quiera y si le place, cobra. Que el hijo de fulano es drogadicto confeso y que “yo la maté y no me importa nada”. Salen libros, videos; se pone en las redes, con fotos y nombre propio lo que antes se “confiaba” a un diario personal escrito, de lectura privada…

Han cambiado las cosas, no sé si para bien. Ahora resulta que la chica que se paraba en la esquina para atraer “clientes” sale en televisión, da entrevistas y ha encontrado una mejor manera de atraerlos.

Sí, ya sé que uno ve lo que quiere y cambia de canal, o no compra el periódico ni lee la revista. Sí, ya sé que uno ve lo que quiere, pero ahora resulta que ni eso sucede.

 

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

6 comentarios sobre “LA VIDA SECRETA…”

  1. Querido Manolo: Sigo con interés tus breves pero interesantes artículos. Disculparás si sólo comento los que atraen más mi interés. “La Vida Secreta de las Plantas” es un libro extraordinario que se lo recomiendo a todos (lo presté y no me lo devolvieron… ¡eso es bueno!). Y te escribo por eso, pues nos ayuda a comprender a la Madre Naturaleza. Sobre lo que comentas (la vida secreta de… ¡cualquiera!), sólo me queda decir que abrigo la esperanza de que todo lo que sucede sea para bien, aunque sea a la larga. Misteriosos son los caminos del Señor. Creo que son los síntomas de una enfermedad social, que nos están indicando que las cosas están mal y que debemos curar el cuerpo.

    Un abrazo y espero verte el 8 dic, aunque sea en mi casa… ¡lo coordinaremos!
    Cococho

    1. Querido Cococho: Me encanta que leas cuando puedas, porque escribo -y lo digo siempre- para mis amigos. Yo también tuve “La vida secreta…”, pero no lo presté, sino que tuve que venderlo (al peso nomás) junto con como 3000 libros míos, para poder solventar gastos (sin poder trabajar, enfermo y con deudas). En fin, lo que me quedó es un hueco en el alma, una biblioteca un poco vacía, algo para irla pasando y no mucho más. ¡Ah! y la felicidad de lo leído. Que tal vez es lo más importante (siempre se lo pone al final. ¿Será por eso de “los úlimos serán los primeros?). Lo de la vida secretamuypública que parece estar de moda, mejor será correr el velo del secreto o las cortinas. ¡Es un desastre! Pagamos las consecuencias de cráneos vacíos, y “noticias” pacotilleras e inventadas. Es cuando se desea que haya otra vida, sin tanta mierda. Comuniquémonos pues… 🙂

  2. Realmente es tentador comentar sobre el libro, debe haber sido muy polémico en la época en que salió a la luz.
    Tu post me recordó los experimentos con aparatos para detectar lo que pensaban o sentían las plantas y cómo hoy, los medios han dado en convertirse en éstos y pretenden captar hasta la menor emoción (real o ficticia) que pueda mover y atraer sintonía, lectoría, interés, etc. Es evidente que hay una necesidad en esta sociedad tecnológica de “tocar” las emociones de los demás, y así asegurarse que ésta, está compuesta por gente que siente, que se alegra, que llora, en fin… que es humana pero por supuesto, creo también que la humanidad tiene mejores cosas que mostrar y rescatar. Mal acostumbrados, definitivamente pero como dices y han dicho otros, si sólo nos dan basura para ver : o no vemos ni leemos nada y no nos enteramos a través de los medios, que coexistimos (como es, al 85% mi caso) o el resultado de esa aventura pinta desde ya un panorama muy triste y oscuro para nuestros congéneres. Lo que sea que se pueda hacer desde nuestras tribunas será útil, para eso nos hicimos comunicadores.
    No claudico, Manolo, siempre se puede rescatar una estrella (aunque sea una) que impactará en positivo en otras.
    Gracias mil por tus publicaciones que refuerzan este ánimo. Abrazo.

    1. ¡Gracias Gissele!
      Es cierto, fue muy controvertido y te confieso, para mí, asombroso.
      Como siempre digo, llamémosle esperanza: esa que nos hace caminar y buscar, tratando de rescatar lo rescatable y ser mejores.
      Un beso. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s