HAY ORO EN TUS HOJAS… (¿Y HUMO EN NUESTROS OJOS?)


13716955-arbol-de-oro-aisladas-sobre-fondo-marron

Un reciente hallazgo científico ha dado con árboles en los que crece oro en sus hojas, esto ocurrió en Australia y se pudo conocer a través de la publicación del descubrimiento en la revista Nature.

Los árboles en cuestión se hallan en la región de Goldfields-Esperance, conocida por albergar depósitos de oro muy difíciles de encontrar.

Para comprobar el hecho se plantaron eucaliptos propios de la zona; estos tienen gran resistencia al clima y la ausencia de agua.  Sus raíces pueden recorrer metros debajo de tierra para conseguir humedad, sin embargo a veces se topan con oro u otros metales.
“El oro es probablemente tóxico para las plantas, y por eso lo desplazan a sus extremos (hacia las hojas) para reducir el efecto de posibles reacciones bioquímicas”, explica el estudio
Esta sería la “primera prueba” de la existencia de partículas de oro dentro del tejido de una especie viva natural”.

 

 

Puede parecer un cuento, pero Australia, ese continente de fábula, va descubriendo poco a poco sus secretos a una humanidad que asiste asombrada a hechos que a veces vio en libros de historias para niños.

La tierra de los koalas, los canguros, de los hallazgos recientes de una lagartija dorada, una rana que habita en los laberintos de un parque nacional y una salamanquesa con la cola en forma de hoja, sigue siendo, como dice parte de la noticia ese “Mundo perdido”, de la novela de  Sir Arthur Conan Doyle.

Nuestro planeta sigue y seguirá siendo muy rico en novedades. Conocemos muy poco de él y sin embargo el ser humano se siente el “amo y señor”… ¿de qué?

Tal vez sea, usando el título de Golding, “El señor de las moscas”, pero ni eso, porque organismos minúsculos que desafían la sempiterna lógica, desafían también a la imaginación con su existencia.

Admitámoslo: somos prácticamente nada.

En un mundo donde el oro se da en las hojas de los árboles, se cree ver a un gigantesco Yeti huidizo en las montañas heladas y hay vida en corrientes de agua caliente en el mar, como nimios ejemplos, somos simples espectadores asombrados que se preguntan “¿qué más habrá?”.

Mientras tanto, nuestra desconocida Tierra sigue rodando por un espacio tan grande que no alcanzamos siquiera a imaginar. Si esto sucede aquí, en nuestra “vecindad” y no lo conocemos es que somos demasiado ignorantes ¿y así queremos llegar a las estrellas?

 

 

 

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s