DISFRUTAR DEL REGALO


Buen día

SUSPENDEN CLASES PORQUE EL DÍA ESTABA LINDO

La Calvary Christian School les dio el día libre a sus alumnos para que disfruten al aire libre, con una temperatura de 28 grados en pleno otoño.

Como para no creerlo. Un colegio del estado de Georgia, en Estados Unidos (EE.UU.), suspendió las clases escolares debido al estupendo día soleado que se presentó el pasado 11 de octubre.

Debido a las propicias condiciones meteorológicas, la Calvary Christian School les dio el día libre a sus alumnos para que disfruten al aire libre, con una temperatura de 28 grados en pleno otoño.  

El director del establecimiento, Len McWilliams, recordó que ya en 1980 ocurrió algo similar pero por razones contrarias, ya que se suspendieron las clases debido al terrible clima de un día de invierno.

Según informó el diario local Ledger Enquirer, McWilliams explicó que se le ocurrió que sería genial hacer lo mismo, pero por la razón contraria, es decir, porque el día estuviese demasiado hermoso como para estar entre cuatro paredes.

Fuente: RPP

 

 

 

Es cierto que parece una noticia sacada de la ciencia ficción, pero se puede apreciar que el director de la escuela sabe perfectamente lo que Ray Bradbury decía cuando contaba que “sentía a la primavera entrar por sus pies descalzos en contacto con la tierra”, relatado de modo magistral.

El razonamiento final, sobre un día demasiado hermoso para pasarlo entre cuatro paredes, demuestra que el buen Len entiende que la vida es una, que hay que disfrutar cada momento y que el buen tiempo es un regalo demasiado grande y hermoso para despreciarlo y no hacerle caso.

Su razonamiento me parece impecable: algo contrario (tiempo pésimo) ocurrió y se suspendieron las clases para evitar peligros. Con un día bonito había que proceder de la misma manera, pero no para evitar males, sino para disfrutar de lo bueno.

Es cierto que eso no ocurrirá siempre con los días soleados como no pasa cada vez que no se va a la escuela porque hay mal tiempo. Se trata de disfrutarlo todo con mesura. Como comer un helado lentamente para que el sabor y el momento duren un poco más, ya que sabemos que el segundo helado seguido, no va a saber igual. Dice el dicho que “de lo bueno, poco”. ¿Quién no recuerda haber visto el sol afuera, por la ventana, mientras estaba en clase de matemáticas?

¡Viva! por Len McWilliams, un hombre que sí entiende.

 

 

 

 

 

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

4 comentarios sobre “DISFRUTAR DEL REGALO”

  1. Bueno en América Latina existe un regulador que es el criterio propio, si el día estaba bonito, poco antes de diciembre, te escapabas unas horas de clase o simplemente no ibas a clase. Eso de “fugarse” podía ser mal visto pero hasta el día de hoy te recuerdas más el día que te escapaste que los años que fuiste a clases en días de sol…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s