NO ME COMERÍA A PIERCE


Pierce

Sí, ya sé que hay personas que comen gato.

Yo no lo haría y no creo que nadie se coma a su compañero (excepto la Mantis Religiosa a su ocasional y final pareja, post coitum).

Pierce, la gata da muestras diarias de una inteligencia y percepción que ya quisieran tener muchos. Lo mismo debe suceder con todos los gatos, que comparten casi completo (95.6%) el genoma del tigre, del cual se separaron para andar su camino evolutivo hace más de 10 millones de años. Para quien guste de los gatos, lo que yo pueda decir aquí será poco.

Dicen que cuando el hombre de las cavernas llevó al perro a su cueva, este pensó: “Curioso este ser que me acoge, me da de comer, camino con él, juego con sus hijos, duermo y me acaricia. ¡Debe ser dios!” Sucedió lo mismo con el gato, que pensó a su vez:   “Curioso este ser que me acoge, me da de comer, camino con él, juego con sus hijos, duermo y me acaricia. ¡Debo ser dios! Cuestión de óptica y una letra.

Los “Comegato” del mundo ¿se comerían a Hello Kitty o a los gatos Tom y Félix?