ASESINOS AL TIMÓN


LA REP REP CIUD

No es difícil adivinar de qué trata este post. Es algo repetido muchas veces, que vemos en los noticieros de la noche en TV y ocupa cada vez más espacio en los periódicos.

Cadáveres regados en las pistas, heridos, miles de papeletas entre graves y muy graves, SOAT vencidos o que no existen, dosajes etílicos culpables que se arreglan con plata, denuncias y sobre todo IMPUNIDAD.

Aquí no pasa nada y los asesinos siguen empuñando el timón para después fugar, pedir disculpas o perdón y de nuevo matar. Un grupo de choferes agremiados dice que las papeletas son injustas y que los precios que han de pagar por ellas es muy alto. Y me pregunto yo ¿cuánto es que vale una vida humana? Es injusto que circulen asesinos en vehículos varios, que no respeten normas, crean que la velocidad y la ebriedad son signos de alegría y machismo.

Pegan a policías, manejan sin brevete, invaden las veredas y en el servicio público hacen carreras a ver quién recoge al pasajero que al final es la víctima que matan.

¿Hasta cuándo Lima será la ciudad donde manejar es suicida, lo es cruzar la calle y pararse en la esquina?

¿Hasta cuándo veremos las noticias que vemos, enterraremos muertos, consolaremos a inconsolables viudas y huérfanos?

¿Hasta cuándo los asesinos del volante se reirán de todos para seguir matando?

¿Son los privilegiados a quienes nada pasa? ¿Es que tienen “corona”, son los “reyes” de algo? ¿Tienen como el agente secreto de novelas permiso de matar?

No entiendo, ni creo que esto pase y nadie reaccione.

Los asesinos deben ir a un lugar del que nunca jamás puedan salir. ¡Limpiemos nuestras pistas de asesinos ahora!

Que la muerte no maneje jamás.

 

Foto: “La República” Reportero Ciudadano.