A ELLA LA MATARON


RIP

Las noticias en todos los medios nos dicen cada día que hubo “feminicidio”, para darnos la tremenda noticia que mataron a una mujer. El hecho se multiplica macabra y horriblemente sin que exista ninguna solución al parecer.

Pero no es de este asunto exactamente del que trata este blog, sino de la palabra que se usa para decirlo.

Feminicidio” en lengua española es un neologismo que viene del inglés “femicide”. Aquí en la computadora, que tiene idioma español para el teclado, la palabra aparece subrayada en rojo y al marcar para ver alternativas, no las da. Es decir, que no existe el vocablo.

Sí, ya sé que si buscamos en Google, por ejemplo, aparecerá que es un neologismo y varias entradas que dicen “Feminicidio Perú”, donde se nos explica la existencia de la palabra en Perú. Digo yo, por qué no poner que “mataron a una mujer”… O decir, como se hacía antes,  “homicidio”.

Un amigo me dice: “homicidio”= muerte de hombre. “feminicidio” = muerte de mujer y le replico que “hombre” en este caso se refiere al género humano; creo que es igual quitarle la vida a un hombre o a una mujer: es el asesinato de un ser humano.

Yo sé que me dirán que hay una diferencia y que es un avance igualitario que al escribir se use @ para referirse a ambos sexos al mencionarlos a la vez. Seguramente, pero me parece algo sin importancia aunque sea “políticamente correcto”, como tampoco me parece correcto ni político tratar de usar palabras que “suenan” y adaptarlas de otro idioma, siendo el español tan rico como es.

Sé que hay discusión sobre este punto y que de pronto, sin ser filólogo ni nada, me estoy metiendo en berenjenales ajenos: “vas contra la corriente…”, pero es que a veces pienso que llevo la razón.

Aquí hay una síntesis de palabras españolas que están relacionadas “a la muerte de…”:

-Parricidio (Del lat. parracidĭum) es el homicidio de los parientes consanguíneos en línea recta (ascendientes y descendientes) y del cónyuge, sabiendo el homicida de ese parentesco.

La Real Academia Española, en tanto, define parricidio como «muerte dada a un pariente próximo, especialmente al padre o la madre».

 

-Homicidio es el resultado de una acción u omisión mediante el cual se priva de la vida a otra persona ya sea dolosa o culposamente.1 El término procede etimológicamente del latín homicidĭum, y éste del griego ὁμός, ή, όν [homόs], similar o semejante, y latino caedere, matar: matar a un semejante.

 

-Uxoricidio (del latín uxor, ‘esposa’ y -cida —del latín caedere, ‘matar’—) consiste en el homicidio de la cónyuge por parte del marido. Comúnmente es tratado legalmente como una forma de parricidio.

 

-Filicidio es un delito que consiste en atentar contra la vida y que es cometido por un genitor (padre/madre) hacia un menor hijo propio. El término deriva del latín filius, que significa «hijo».

 

-Feminicidio es un neologismo creado a través de la traducción del vocablo inglés femicide y se refiere al asesinato evitable de mujeres por razones de género.

 

El tema, para ser totalmente correcto al citar, sale del común Wikipedia.

Digo pues, ¿no será que estamos “inventando” palabras cuando a veces ni siquiera sabemos las que tiene el idioma?

En realidad, perdonen, lo terrible es la muerte violenta provocada por una mano extraña. Es terrible matar a un ser humano sin importar el sexo. Lo demás son palabras…

 

 

 

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

5 comentarios en «A ELLA LA MATARON»

  1. TE ESTAS METIENDO EN LOS TERRENOS DE MARTA HILDEBRANT, CUIDADO QUE LA TIA ES BRAVA.
    «TIA» NEOLOGISMO?

  2. Buenos días Manolo! En la piel de toro no se emplea feminicidio, ni tampoco hay un término acuñado expresamente para el caso (uxoricidio lo sería pero no lo emplea el Código Penal).
    Aquí las noticias cuando se refieren al asesinato/homicidio de la pareja sentimental, sean o no cónyuges, suelen decir «otra mujer ha sido víctima de la violencia de género» o «de la violencia machista».
    Por cierto, puestos a poner nombre al acto despreciable de quitar la vida a otro dolosamente atendiendo a la entidad de la víctima y para acabar de completar tu lista, ahí te dejo magnicidio y genocidio … tal vez hayan más pero ahora no me vienen a la cabeza.
    De nuevo tu artículo me ha inspirado y va a ser germen de uno mío… como anticipo: No sólo se tiene en cuenta la identidad de la víctima para darle nombre al delito sino que históricamente también se ha atendido a dicha entidad para imponer la pena, ya que por ejemplo era mayor la pena si la víctima era rica o noble que si no lo era; por otro lado, si el autor era noble podía quedar libre de la pena pagando una suma de dinero, o incluso designar a otro que cumpliera la pena por él. Eso sí, después dicen que todos somos iguales ante la ley.

  3. ¡Buenos días!
    Me alegro mucho que el texto que escribí sirva de algo. Lo cierto es que a veces el idioma queda corto en encontrar palabras que describan realidades.
    Ser iguales ante la ley: en el mundo, por desgracia, no creo que eso exista en la práctica…. 😦

  4. EN LA PRÁCTICA LO QUE VALE ES EL DINERO, QUIEN DA MÁS, TENDRÁ MENOS SANCIÓN, QUIEN NO TIENE NADA QUEDARÁ CON LA MÁXIMA CONDENA. COMO REZA EL DICHO, QUIEN NO TIENE PADRINOS NO SE BAUTIZA!!! JUSTICIA A OTROS CON ESE CUENTO.

Los comentarios están cerrados.