MOSQUITOS


mosquito

Hoy es 30 de agosto, día en que se conmemora a santa Rosa de Lima.

De chico, siempre me fascinó como contaban que se hizo amiga de los mosquitos y que no la picaban. Me parecía imposible hacerse amigo de pequeñas y aladas criaturas que bien sabía ya, no solo molestaban, sino que por su tamaño (en relación a mí, que era chiquito; imagínense un “grande) y diferencia visibles (no podían hablar entre otras cosas) no eran candidatos para buenos amigos.

Un día como hoy, mi madre me llevó hace ya muchos años, a visitar la ermita de la santa y allí entre gente fervorosa que echaba papelitos a un hueco (“pozo de los deseos”) miré la casita pequeña, las rosas y busqué con la vista a los mosquitos.

La cantidad de gente debía haberlos espantado ese día, si yo quería verlos, tendría que volver.

Es cierto: alguna vez volví. Nunca vi a los mosquitos pero me quedó su leyenda clavada como un aguijón. Cuando de chico me contaron el tema, seguro imaginé a los mismos mosquitos que Isabel Flores de Oliva vio, sin pensar en los siglos que separaban su tiempo de mi tiempo.

Ahora sé que un milagro no tiene explicaciones. Ahora sí creo que la santa tuvo amigos alados y cada vez que siento el zumbar de un mosquito, me acuerdo de la infancia, esa etapa en la que uno cree en lo que no ha visto y trata de explicarlo, para encontrar que solo tiene palabras pobres, descubriendo no es rico en milagros.

A ELLA LA MATARON


RIP

Las noticias en todos los medios nos dicen cada día que hubo “feminicidio”, para darnos la tremenda noticia que mataron a una mujer. El hecho se multiplica macabra y horriblemente sin que exista ninguna solución al parecer.

Pero no es de este asunto exactamente del que trata este blog, sino de la palabra que se usa para decirlo.

Feminicidio” en lengua española es un neologismo que viene del inglés “femicide”. Aquí en la computadora, que tiene idioma español para el teclado, la palabra aparece subrayada en rojo y al marcar para ver alternativas, no las da. Es decir, que no existe el vocablo.

Sí, ya sé que si buscamos en Google, por ejemplo, aparecerá que es un neologismo y varias entradas que dicen “Feminicidio Perú”, donde se nos explica la existencia de la palabra en Perú. Digo yo, por qué no poner que “mataron a una mujer”… O decir, como se hacía antes,  “homicidio”.

Un amigo me dice: “homicidio”= muerte de hombre. “feminicidio” = muerte de mujer y le replico que “hombre” en este caso se refiere al género humano; creo que es igual quitarle la vida a un hombre o a una mujer: es el asesinato de un ser humano.

Yo sé que me dirán que hay una diferencia y que es un avance igualitario que al escribir se use @ para referirse a ambos sexos al mencionarlos a la vez. Seguramente, pero me parece algo sin importancia aunque sea “políticamente correcto”, como tampoco me parece correcto ni político tratar de usar palabras que “suenan” y adaptarlas de otro idioma, siendo el español tan rico como es.

Sé que hay discusión sobre este punto y que de pronto, sin ser filólogo ni nada, me estoy metiendo en berenjenales ajenos: “vas contra la corriente…”, pero es que a veces pienso que llevo la razón.

Aquí hay una síntesis de palabras españolas que están relacionadas “a la muerte de…”:

-Parricidio (Del lat. parracidĭum) es el homicidio de los parientes consanguíneos en línea recta (ascendientes y descendientes) y del cónyuge, sabiendo el homicida de ese parentesco.

La Real Academia Española, en tanto, define parricidio como “muerte dada a un pariente próximo, especialmente al padre o la madre”.

 

-Homicidio es el resultado de una acción u omisión mediante el cual se priva de la vida a otra persona ya sea dolosa o culposamente.1 El término procede etimológicamente del latín homicidĭum, y éste del griego ὁμός, ή, όν [homόs], similar o semejante, y latino caedere, matar: matar a un semejante.

 

-Uxoricidio (del latín uxor, ‘esposa’ y -cida —del latín caedere, ‘matar’—) consiste en el homicidio de la cónyuge por parte del marido. Comúnmente es tratado legalmente como una forma de parricidio.

 

-Filicidio es un delito que consiste en atentar contra la vida y que es cometido por un genitor (padre/madre) hacia un menor hijo propio. El término deriva del latín filius, que significa “hijo”.

 

-Feminicidio es un neologismo creado a través de la traducción del vocablo inglés femicide y se refiere al asesinato evitable de mujeres por razones de género.

 

El tema, para ser totalmente correcto al citar, sale del común Wikipedia.

Digo pues, ¿no será que estamos “inventando” palabras cuando a veces ni siquiera sabemos las que tiene el idioma?

En realidad, perdonen, lo terrible es la muerte violenta provocada por una mano extraña. Es terrible matar a un ser humano sin importar el sexo. Lo demás son palabras…

 

 

 

¡ESTO ES PENSAR DISTINTO!


Robótica S.A. Referencial

Pocas veces nos ven así.

Copio completamente este artículo, porque siento que por una vez no son las desastrosas noticias, la promocionada gastronomía  nacional u otros lugares comunes lo que nos señala. ¡Vamos, Perú! (perdón por el chauvinismo).

 

Perú usará drones para proteger su patrimonio cultural

POR JJ VELASCO

26 DE AGOSTO DE 2013.

Cuando se habla de los drones o vehículos aéreos no tripulados, normalmente solemos pensar en la flota de aviones no tripulados de Estados Unidos que se usan en misiones de vigilancia y también de combate. Afortunadamente, no siempre los drones se aplican en estos escenarios y existen iniciativas que usan estos vehículos para la protección del medio ambiente o vigilar playas atestadas de bañistas (y alertarles de la presencia de un tiburón). Siguiendo esta senda de usar los drones en causas nobles, un grupo de arqueólogos de Perú ha decidido aprovechar esta tecnología para luchar contra el expolio y el maltrato de los yacimientos arqueológicos de Machu Picchu.

La idea, francamente, es interesante y es buen ejemplo que demuestra que el uso de drones no siempre es militar. De hecho, no es la primera vez que se utilizan vehículos aéreos no tripulados en yacimientos arqueológicos y, por ejemplo, se han usado previamente para tomar fotografías aéreas o para escanear una zona geográfica y crear un modelo 3D basado en capturas aéreas. Ahora, el objetivo es usar los drones en tareas de vigilancia con el objetivo de proteger yacimientos arqueológicos de posibles expolios o malos tratos provocados por la explotación minera (sin control) o por efectos de la especulación urbanística (sin respetar el entorno o hallazgos arqueológicos).

¿Y por qué usar drones? Según los responsables de la iniciativa, la economía de Perú ha crecido una media del 6,5% anual en la última década y esta activación de la economía ha provocado que aumente la actividad del sector minero y de la construcción (y esta actividad no siempre ha sido respetuosa con los tesoros arqueológicos del país). Según los arqueólogos, aún se está trabajando, cerca de Lima, en los restos de una pirámide de 5.000 años de antigüedad que fue dañada por una constructora que primó su negocio frente a la preservación del hallazgo y, cerca de la ciudad Pre-Inca de Yanamarca, la actividad minera dañó unas estructuras de piedra de esta ciudad; por tanto, necesitan medios para poder evitar que este tipo de sucesos se sigan produciéndose.

El Ministerio de Cultura de Perú es uno de los impulsores de esta idea que, además de proteger los yacimientos arqueológicos, tendrá también como objetivo la documentación fotográfica (y con modelos 3D) de todos los lugares por si, alguna vez, hubiese que emprender tareas de restauración. El Gobierno correrá con los gastos de adquisición de los drones y, de esta forma, se agilizarán los plazos de inspección de un lugar para determinar si un hallazgo arqueológico puede paralizar o retrasar una obra o cualquier otro tipo de explotación comercial.

Según los datos del Ministerio de Cultura, Perú tiene alrededor de 13.000 yacimientos arqueológicos a proteger y solamente 2.500 están bien protegidos y delimitados; un reto en el que los drones tienen mucho que aportar para agilizar el trabajo.

 

Foto referencial: Robótica Internacional 

FUENTE: ALT 1040

 

ALGUIEN TE CONSIDERA COMO “INFORMACIÓN”


ALGUIEN TE CONSIDERA “INFORMACIÓN”

 

pirata

Los sucesos actuales demuestran que la privacidad prácticamente se ha ido al tacho y que no solo te observa tu vecindad chismosa sino que si pones un dedo en tu computadora, siguen tus movimientos, espían los correos y aquello que creías secreto y bien guardado, sale a la luz pública. Es cierto que muchas veces colaboramos exponiéndonos, en las redes sociales, por ejemplo. Pero la historia viene desde más lejos. Thornton Wilder en su novela “Los idus de marzo” narra (en ficción, por supuesto) cómo la policía política de César interviene para encontrar las cosas que puedan afectarle. La historia está llena de “sabuesos”, de espías y de quienes rebuscan sitios no imaginados para obtener “primicias”, datos y todo lo que pueda servir “para”. El Gran Hermano de Orwell ha planeado siempre sobre los diferentes cielos. Tratar de controlarlo todo e intervenir en ello, parece ser un sueño que el hombre siempre alberga y quiere convertir en realidad.

Hace algunos meses que yo me sorprendí por un correo que me contaba que una investigación en México sobre el magnífico escritor peruano Bryce Echenique, arrojaba que había plagiado muchos escritos y luego los publicaba como artículos suyos. No era nuevo el asunto, pero quien me escribía era la persona que desarrollaba aún la investigación. Lo nuevo, para mí, es que copiaba un artículo publicado por Bryce en dos revistas de países distintos, que era en realidad un texto mío que la revista peruana “Quehacer” publicó en su edición 153, el año 2005.

Por lo que yo leí, era básicamente lo escrito en mi texto, con cambios claro, que de seguro mejoraban la redacción. Muy poco había variado, tanto que era reconocible a simple vista el texto original. Cambió el título y alguna cosa más.

Después de la sorpresa, sentí desilusión y orgullo.

Desilusión porque el autor tantas veces leído y admirado, mostraba una faceta no muy santa haciendo pasar un texto mío como suyo con pequeños retoques. Orgullo porque pensé: “lo mío no era TAN malo cuando un escritor consagrado me plagió”.

Cuento esto, porque si a alguien tan insignificante como a mí le pasa, qué será a los demás…

Sí, te espían, te siguen, van rastreando tus huellas mientras tú realizas lo que crees que es tu actividad normal. Nadie está a salvo de ojos y orejas ajenas: ni el Papa, presidentes, ministros, o cualquier ser humano. Te Rastrean, te siguen y algunos… ¡te copian!: es tremendo.

Desilusión y orgullo, dos sentimientos que nunca creí que podían ir juntos.

LIMA REAL: SE ESTÁN ROBANDO UN PUENTE


El puente Balta, sí ese que todos conocemos y por el que más de una vez hemos pasado, se lo están robando de a pocos. Lima ya no solo es la meca de la gastronomía, del caos vehicular mayor del mundo según un documental norteamericano, sino que también debe ser la única ciudad donde un puente va desapareciendo poco a poco porque se lo roban. En el tema de la inseguridad ciudadana, ni los puentes están seguros: vigas y planchas de metal deben acabar en alguna fundición gracias a le desidia las autoridades y a la audacia tranquila de los ladrones que cuentan con la despreocupación total de quienes deberían velar porque esas cosas no pasen.

Construido durante el gobierno del presidente Balta, entre 1870 y 1872, ha resistido todo este tiempo y se ha vuelto irresistible para los sinvergüenzas que creen que una obra pública es propiedad privada (de ellos, pues) y se la llevan para venderla a chatarreros a los que solo importa la “chatarra” sin preguntar de donde viene,  o a inescrupulosos individuos que buscan arabescos de hierro para “adornar” alguna construcción de una Lima moderna y huachafienta.

Las llamadas de alerta ya son varias, conforme este, más que centenario monumento, va desapareciendo. Alertas que no escuchan los que sí deberían oír y actuar.

Es una triste imagen de la ciudad que crece desordenadamente sin importarle para nada su Historia. No le importa la Historia, no le importa la gente, no le importa que el caos se la coma, la basura la apeste y las ratas de cuatro y de dos patas caminen libremente.

Es un tópico ya, pero si Sebastián Salazar Bondy viviera, vería que su “Lima la horrible” es tan solo un reflejo de esta Lima actual.

¡Hagan algo, se están “tirando” el puente!

Foto: RPP.
Fuente RPP

REGRESO CON PAISAJE VACUNO


Aquí estoy de vuelta, con una vergüenza enorme porque me hicieron notar de la tardanza. Agradezco a Henry, que además de ser el amigo de toda la vida, sufre mis escritos y se da el trabajo de escribirme preguntando por el post que debió salir ayer jueves y yo, en mi confusión de viejito despistado, programé para hoy, que es viernes. Digamos que lo que tienen en común estos dos días es que terminan en “es” (un “consuelo” bobo, pero consuelo al fin).

Ha sido una semana de descanso y tentaciones de volver a escribir. Descanso autoimpuesto para hacer eso, descansar y obtener la mayor perspectiva posible.

Tentaciones de comentar tantas cosas que seguían pasando, porque ni la vida ni sus noticias toman la más mínima vacación.

En fin, que aquí estoy de nuevo, puesto a pensar en voz alta (es una manera de llamar al contenido del blog, en vez del habitual “post”) y a compartir palabras hilvanadas.

Hay una discusión y lo vacuno se ha convertido en tópico:

en todas partes se lee, escribe y habla sobre vacas. Nos dicen que son flacas y gordas, enclenques o robustas. Las vacas ocupan el paisaje peruano y por más que hagan diferentes sucesos por llamar la atención, terminamos pensando en los mugidos, la tropilla, el ordeño y nos acompaña la música, tolón-tolón, de unas esquilas que algunos confunden con “esquilmas” (del verbo esquilmar: tú me esquilmas,  a nosotros nos esquilman, porque soy, somos soncitos),  ese deporte que a veces se practica pero que da en la práctica (siguiendo en lo vacuno) vacas flacas.

La largada la dio el Presidente y las vacas no han parado de correr desde entonces. El tema del futuro económico de nuestro país se ha convertido de pronto en preocupación que va más allá del precio de papas y lechuga hasta abarcar las minas, el turismo y los vaivenes de una Bolsa temblona.

Las vacas, desbocadas, salen en cada esquina. Los agoreros ven confirmadas sus peores predicciones, para otros la flacura no es tanta; para el de más allá, que añora los refranes, “gordura es hermosura”.

El asunto es que este símil vacuno que nuestro Perú vive, lo que tiene que hacer es despertarnos del sueño, la pasividad que tenemos y ponernos alerta. No va a ser ya tan fácil cruzar arcos triunfales de cifras victoriosas: hay que hacer buena letra, cumplir con las promesas, bajar el volumen de la música y convertir la fiesta en una reunión amable. Seamos todos el pata que maneja y no toma, porque si no en la esquina nos podemos chocar y el SOAT, de pronto, está vencido.  Imagen