SE VIENE AGOSTO


Agosto2013

En Italia se acerca el “Ferragosto”, los feriados de Augusto, el emperador romano, en latín. Fiesta laica (el 15 de ese mes) que celebra el calor y la búsqueda de frescura en las playas. Aquí, en Lima, agosto es un mes frío y en otras latitudes las hojas caen, pues es otoño. Climas diferentes, situaciones distintas, estados de ánimo diversos: la alegría y despreocupación del verano, el frío pensativo de un invierno limeño que en realidad no es tanto y el cambio de color de las hojas de los árboles que para mí es de nostalgia literaria.

Agosto está al llegar y trae como cola lo que queda del año. Una cola que es más de la mitad de lo vivido en estos 365 días. Todavía queda tiempo hasta diciembre: tiempo que pasará rápidamente trayendo las Navidades y un nuevo año. Tiempo que hemos de aprovechar, no solo en continuar y acabar lo empezado, sino en apurar algún proyecto nuevo, porque cuando nos demos cuenta, aquí en esta ciudad estará llegando el verano.

Ahora, mientras los italianos se preparan para vivir su Ferragosto, a nosotros ya nos llegó el invierno y eso provoca, por ejemplo, sentarse ante un café caliente y pensar que otros, corren al mar, mientras nuestra bufanda nos abriga. Tal vez, pienso, la magia del invierno esté en leer y tomarse un café bien caliente.