TREN


Foto AFP Conductor tren

Las terribles noticias sobre el accidente del tren de Santiago de Compostela, seguirán por mucho tiempo. El dolor será eterno para los deudos y el remordimiento de conciencia del conductor insoportable. Sus palabras tras el accidente: “Me quiero morir”, reflejan no solo su reacción ante el sangriento desastre, sino la admisión de su culpa, fuera de cualquier investigación.

Error humano” se suele decir en casos similares, para representar una equivocación fatal. En este caso el error (exceso de velocidad y según parece, distracción del conductor por estar hablando por teléfono) fue temerario y catastrófico.

Vendrán ahora pesquisas, interrogatorios y se declarará eso: “Fue falla humana”.

El horror, los muertos y la debacle quedarán especialmente en la memoria de Garzón, el conductor del fatídico tren, que ha sido condenado por la vida a caminar con su carga de horrores para siempre. El conductor del tren no murió; lo peor que le pudo pasar fue quedar vivo y saberse absoluto responsable.

 

Foto: AFP

SE VIENE AGOSTO


Agosto2013

En Italia se acerca el “Ferragosto”, los feriados de Augusto, el emperador romano, en latín. Fiesta laica (el 15 de ese mes) que celebra el calor y la búsqueda de frescura en las playas. Aquí, en Lima, agosto es un mes frío y en otras latitudes las hojas caen, pues es otoño. Climas diferentes, situaciones distintas, estados de ánimo diversos: la alegría y despreocupación del verano, el frío pensativo de un invierno limeño que en realidad no es tanto y el cambio de color de las hojas de los árboles que para mí es de nostalgia literaria.

Agosto está al llegar y trae como cola lo que queda del año. Una cola que es más de la mitad de lo vivido en estos 365 días. Todavía queda tiempo hasta diciembre: tiempo que pasará rápidamente trayendo las Navidades y un nuevo año. Tiempo que hemos de aprovechar, no solo en continuar y acabar lo empezado, sino en apurar algún proyecto nuevo, porque cuando nos demos cuenta, aquí en esta ciudad estará llegando el verano.

Ahora, mientras los italianos se preparan para vivir su Ferragosto, a nosotros ya nos llegó el invierno y eso provoca, por ejemplo, sentarse ante un café caliente y pensar que otros, corren al mar, mientras nuestra bufanda nos abriga. Tal vez, pienso, la magia del invierno esté en leer y tomarse un café bien caliente.

¡GAS MATA ESPERANZA?


Este ha sido un veintiocho de julio movido.

Movido no por un discurso presidencial previsible y narrador de hechos, sino por protestas en las calles donde al descontento ciudadano por un accionar oscuro y repetido se han sumado otras protestas y otras voces más o menos legítimas, algunas aprovechando del tumulto para tratar de llevar agua a su molinos. Lo que empezó como una esperanza del despertar colectivo se convirtió en griterío tratado de acallar con bombas lacrimógenas.

La esperanza y los gases se encontraron. Las marchas, anunciadas pacíficas devinieron en focos de violencia. Si a un joven, que muestra su justo desencanto lo agreden, reaccionará de dos maneras: cederá en sus intentos o si la esperanza e indignación que tiene es tan real que gana a los gases, continuará en la lucha.

Me parece que con discursos y gases nunca se ha ganado una batalla; es con verdad, acciones, con mostrar transparencia, dialogando, como la gente comprende.

Hay dos palabras clave: dialogar y comprender. Ambas se resumen en una sola: esperanza.

Ni gases ni discursos tienen la fuerza suficiente para ahogarla.

 

Foto:RPP Darío Torres.Imagen

EL PERÚ SIEMPRE SERÁ MÁS GRANDE QUE SUS PROBLEMAS


Firme y feliz...

Somos peruanos a pesar de todo. Los problemas no empezaron con nuestro nacimiento como nación, venían de antes. Sin embargo el Perú y los peruanos continúan librando una batalla que siempre es desigual. Se lucha muchas veces contra peruanos mismos que decidieron mirar para otro lado.

En cada aniversario patrio tengo presente el poema del “Cumpa” Donayre, “Viva el Perú carajo” y en su letra encuentro la esperanza que da la lucha diaria y las pequeñas cosas, íntimas muchas veces, que hacen Perú.

Hay que seguir en la primera línea para lograr un día que este país de las desconcertadas gentes, logre ser lo que todos queremos. ¡Felices Fiestas Patrias a todos los peruanos!

MIENTRAS TANTO…


calavera hamlet

Cuando muera, se me habrán apagado las luces y pasaré a un estado que intuyo feliz, pero para los efectos terrenos, habrá oscuridad. Mientras tanto estoy vivo y me ocupan la mente muchas cosas: lo que sucede, por ejemplo, en un presente que parece que se va degradando mientras camina hacia el futuro. Un presente que no parece que a nadie le importara y en el que solo lo puramente personal valiera. Me parece terrible ver como se dinamitan los días sin que los escombros que caen le hagan mella a nadie.

La indiferencia general resulta extraña porque veo sucesos que debieron mover los cimientos, pasan sin dejar huella y sin mayores comentarios o como notas al margen.

Yo, mientras esté vivo, no puedo hacer más que ocuparme de lo que sucede y escribir. Escribir con la esperanza del mensaje de una botella echada al mar: tal vez, en una playa, muy lejos, alguien lo lea y haga aquello que no pude.

No es mirar las cosas negras, pero sí me doy cuenta que lo que está pasando tiene tonos oscuros, tiene sombras. Pienso a veces que una gran mayoría duerme y me vienen a la memoria las palabras de Hamlet: Morir, dormir… ¿dormir? Tal vez soñar.