NOTICIAS POSITIVAS


 

microfono

El Presidente del Perú pide noticias positivas y grafica a los periodistas mencionándolos como aves carroñeras que escarban entre la basura.

Es cierto, la abundancia de negatividad en las noticias hace parecer que todo es malo. Sin embargo los periodistas no son rebuscadores de basura, sino que encuentran desperdicios y que siguen las pistas que de ellos se irradian. El tema es quién produce los desperdicios,  fabrica esa basura.

Los periodistas ofrecen las noticias que existen.  Alguno inventa cosas, pero se sabe rápido si sucede y el descrédito es igual de veloz.

Dicen que no es noticia que se construya un puente y sí lo es que se caiga. Es “noticia” todo aquello que salga de lo “normal”, que llame la atención por ser extraño.

Una “buena noticia” o noticia positiva como la construcción del mencionado puente que une a las personas no es exactamente una “noticia”: es lo que en rigor hay que hacer. Si lo hecho fallara, será noticia el suceso: la caída. La prensa se hará eco y ayudará a señalar responsabilidades. ¿Para qué? Para que uno esté enterado y se forme opinión; para que se pueda encontrar a los culpables y se apliquen castigos.

La prensa, el periodismo serio, es la voz de alerta, es los ojos y oídos de una ciudadanía que siempre ha tenido el derecho de saber lo que estaba pasando. Incomoda en especial a quien quiere cultivar un secreto, circular sin ser visto por oscuros pasillos o esconderse en rincones ignorados.

El periodismo es un aliado antes que un enemigo. Lo que sucede es que a veces se mezcla la Verdad con negocios y se dice esta a medias para no dañar a lo segundo.

Conflicto de intereses se le llama y hemos visto en muchas ocasiones que hay cosas que se dicen a medias o se callan para no perder ciertas prebendas o dañar los “negocios”.

No es noticia el andar derecho por la senda. Salirse sí es noticia. Uno –el público- espera que todo se haga bien y es a la prensa a quien le toca avisar que esto no está ocurriendo.

Muchas veces la prensa podría, sin evadir el tema, mostrar la podredumbre; lo malo que sucede es que hay regodeo y se trata el asunto de una manera tal que parece un guión de mal teatro. Ni tan poco ni tanto.

Noticias positivas, sí, pero hay que generarlas y tienen que ser “noticia”. Va a depender del modo en el que se las mire y ofrezca, recordemos que un muerto puede ser una historia y un millón de cadáveres una estadística fría.