¿DESPEDIR ES LA PALABRA?


 

lazo-negroSon 130 “despedidos” en la cadena RPP.

130 personas que se multiplican en familias y que hacen una pléyade de compromisos que tendrán dificultad en ser atendidos.

130 que no marcarán asistencia ni salida porque les dijeron que “hasta aquí nomás”. En esta situación se han encontrado miles de personas en el mundo, pero eso no es consuelo. Las razones dicen ser económicas y el conglomerado decidió prescindir de los servicios de gente conocida y otros que detrás hacían funcionar al gigante.

La palabra “despido” es correcta y así se dice en el   lenguaje nuestro. Pero es que “despedir” tiene una connotación que suena diferente: es decir adiós, saludar con la mano cuando alguien se va. Uno despide a alguien que va hacia la esperanza. “Despedir” me suena a un eufemismo de “botar” o “echar”. El castellano es muy rico en palabras y los significados abundan. Pero el hecho es concreto y 130 gentes, profesionales, seres humanos ellos, son sacados del puesto que tenían. Claro, salen con todas sus indemnizaciones: ¿pero hay algo que indemnice quedarse sin trabajo? ¿Sin el trabajo que a uno le gusta y para el que es bueno?

No debe ser muy fácil decirle a tanta gente que se vaya. A tanta gente que era “una sola voz” y de pronto ve que sus voces se apagan. Lo económico puede perder a enanos y gigantes, pero eso no quita que se extrañen las voces que hacían a esa sola voz del slogan radial. Yo no soy periodista ni trabajo en la radio pero quisiera que sepan que lo siento, que me duele en el alma lo que viven.

Otros tiempos vendrán y en el futuro volveremos a oírlos. Estoy seguro de eso y desde aquí les ofrezco lo que tengo: un abrazo fraterno.

Anuncios