PARÁLISIS “CAMERAL”


 

 

cámara

Las cámaras de TV suelen intimidar, especialmente a los que no están acostumbrados a verse frente a ellas. Se trastabilla, se repiten palabras, se usan términos rarísimos o simplemente se da “la muda” por respuesta. En una palabra, lo que yo llamo “parálisis cameral”.

Lo terrible es ver a una reportera, que se supone es profesional, en un medio de TV por cable, que entrevista a personas que fueron menores que trabajan esa terrible realidad contra la que se dice luchar, pero me da la impresión que se recuerda solo en el “Día de la Erradicación Trabajo Infantil”, como ayer, por ejemplo.

Volviendo a la reportera, preguntaba a esos jóvenes que se habían superado gracias a esfuerzo personal y alguna ayuda, ¿por qué trabajaban? La respuesta fue obvia: “por necesidad”. Si alguien trabaja desde los cinco años no lo hará por deporte ni porque tenga la manía de trabajar cuando otros niños de su edad duermen o juegan.

La pregunta me pareció insultante, pero supongo que el nerviosismo o la falta de preparación, tuvieron como efecto una manifestación de ese fenómeno, impensable en un profesional que comunica.

Traigo a cuento este ejemplo porque a diario veo y escucho decir barbaridades sin el menor empacho. De seguro se dirá que son muy jóvenes o que “están aprendiendo”. Lo que supongo que sucede es que son las víctimas de un sistema perverso que utiliza a los jóvenes para pagar muy poco y los desecha, recambiándolos, para seguir en ese tobogán sin fin que engaña a los jóvenes, estafa al televidente que esperaba otra cosa y perpetúa un estado en el cual todos perdemos. Desde el canal, que pierde audiencia, hasta el televidente que por lo menos, pierde la paciencia. ¿Y los jóvenes?: a esa pésima costumbre de que son víctimas, se le llama “pagar piso”.

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

4 comentarios en “PARÁLISIS “CAMERAL””

  1. Sobre el caso que mencionas, considero importante que se haga pública y difunda por todo medio pertinente la respuesta a la pregunta que planteó la profesional, sin embargo, como bien dices- entre mil – la forma elegida hiere susceptibilidades y desde allí lo que logra es interferir con su propio cometido. Cuando no tenemos en cuenta que el propio criterio existe para “ajustar” un guión equivocado terminamos poniéndonos “cabe”. Ese debería ser un curso obligado para “interiorizar” en cualquier facultad o escuela. No tengo dudas de que, si los medios se dieran cuenta de cómo “rentabilizar” mejor, se ocuparían de ello. Saludos, Manolo.

  2. Sólo para aclarar, cuando escribo “entre mil”, me refiero a las mil y una frases que pudieron usarse para preguntar. “¿Cómo y qué preguntar?” , ¿no es un curso básico y obligado en toda escuela de periodismo? Me cuesta creerlo 😉

  3. Saber preguntar. Es algo que un reportero debía aprender. Como la imparcialidad también, que no significa que no tengan sentimientos. Los reporteros “reportan” lo sucedido. Otra cosa es analizar y opinar. Creo que se necesita conocimientos y perspectiva para hacerlo. Digo.
    Beso,
    Manolo. 🙂

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s