NO CONFUNDIR HIPOCRÁTICO CON HIPÓCRITA


Descenso

Una noticia de las que parecen darse solo en el Perú nos dice que una unidad de bomberos estuvo retenida… ¡9 horas! (NUEVE, por si creyó ver mal el número) en el hospital Almenara, donde había llevado a un hombre que convulsionaba en la calle. La razón parece ser que en el nosocomio no había camillas y no querían devolver la de los bomberos. Luego de aireada la noticia, salió un señor a los medios para pedir disculpas y a ofrecer una investigación. Que yo sepa, las disculpas no salvan vidas ni curan.

Pero esta es la denuncia de un hecho que parece una práctica que yo me tocó vivir en carne propia hace algunos años en el mismo hospital, donde los bomberos me llevaron de madrugada en emergencia y el hospital no tenía ni camas ni camillas. No querían devolver la camilla en que estaba. El médico “jefe- de –no-sé-qué” (rima más o menos con me-que-tre-fe) se negaba rotundamente a admitirme e incluso acusó a los bomberos de “seguro haber estado celebrando el día de la amistad con tragos”. Al final, mi yerno “secuestró” una camilla y los bomberos pudieron irse a cubrir emergencias. En el hospital solo me atendieron cuando llegó, alertado por mi familia, un médico amigo que había tenido un alto cargo allí.

La hago corta porque lo que pude ver en el tiempo que estuve allí, bien podría calificarse como dantesco, pero estaría repitiendo lo que ya todos saben.

Ahora veo en Internet que en una clínica privada no atienden a una menor que tiene fiebre de 39°, porque exigen un pago de 170 soles y la EPS a la que está afiliada “no cubre emergencias”. Esto, digo, es común, lamentablemente común y no me lo contaron, lo sufrí yo, pero para mala suerte de los que confunden hipocrático con hipócrita, no me morí y me puede fallar la vista, puedo caminar mal, pero mi memoria está intacta todavía y recuerdo. Recuerdo caras, actitudes y ese no importarle sino a mis familiares.

No puede ser que quienes juraron una vez, olviden por dinero o desidia lo ofrecido y se conviertan de ángeles guardianes en vulgares ladrones y asesinos. Es cierto, no son todos, pero el “sistema” prima.

El “sistema” sabemos que no es justo: eso no significa que sea criminal…

Anuncios