GERMÁN STIGLICH, MÉDICO


Estetoscopio

Era amigo de mi padre y el médico “de la casa”.

Lo recuerdo perfectamente: no muy alto, cara redonda, bigotes, dientes de conejo, anteojos, maletín negro con su instrumental adentro; el maletín de un médico.

Fue muchas veces a la casa de la calle Ayacucho en Barranco, las veces en las que seguramente, alguna enfermedad infantil me retenía en cama o a ver a alguien de mi corta familia. Fue el primer médico que conocí y del que fui paciente consciente, porque otros antes me examinarían como a todo chico, pero el doctor Stiglich se quedó en mi memoria y cuando ahora pienso en médicos después de cuatro infartos al corazón, tres al cerebro, un par de operaciones, compañeros de promoción escolar que son galenos y 66 años de vivir, pienso en él. E el médico que iba hasta la casa, amigo, casi de la familia, atinado, paciente; el que siempre llegaba como en las viejas películas del oeste, llega la caballería, galopando, para salvar la situación y prometer un buen final feliz. Ya más crecido me veo yendo a su consulta, con mi madre, en la que ahora supongo era su casa, creo que en Miraflores; nos atendió y entonces me di cuenta que usaba una muleta y que caminaba con dificultad. Después de revisarme y prescribir, conversó un poco y nos despedimos. A la salida no pregunté la razón de la muleta, ni de la dificultad evidente. Ahora supongo que tuvo algún derrame cerebral y se recuperaba. Lo digo, porque como ya mencioné, a mí ya me pasó tres veces y en el último, aunque no usé muleta, la recuperación requirió varios meses en cama. Esa fue la última vez que lo vi.

Tengo un amigo con el mismo apellido. Somos compañeros de colegio y nunca se me ha ocurrido preguntarle por Germán. Seguro que es su tío, porque el apellido para nada es común. Germán Stiglich, médico, vive en mi memoria y en mi agradecimiento, porque el conocerlo me permitió saber que los médicos, los viejos médicos que iban a tu casa, dejaban muestras médicas de regalo y sabían de todo, esos que creo ya no existen, eran lo más cercano a Dios.

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s