LA TIERRA TIEMBLA


LA TIERRA TIEMBLA

 

 

Tierra

Hubo una película italiana, famosa que llevaba el título que hoy pongo a este post. La tierra, todo nuestro planeta, sufre de movimiento sísmicos, movimientos de guerra y esos pequeños movimientos muy focalizados que hacen que el título que puse sea una terrible realidad. La tierra tiembla ante las amenazas de una guerra, tiembla por el odio y la codicia que los hombres expresan, tiembla por una corrupción que no conoce de límites ni fronteras, tiembla por la injusticia y se estremece físicamente como si tuviera fiebre, como cuando alguien quiere sacudirse de un mal sueño.

La tierra, ese organismo vivo del que formamos parte y que rota entre estrellas desde hace miles de millones de años demuestra así su disconformidad para con lo que pasa. Es mucha ya la historia acumulada y está tratando de decirnos que reaccionemos. Que es hora de corregir el rumbo y que ya no podrá seguir dando vueltas con una carga así.

La tierra habla de múltiples maneras y nosotros parecemos esperar un gran grito para salir de ese marasmo maligno. El problema es que ese gran grito puede ser el final. Un final anunciado que ignoramos adrede, acercándonos, conscientes, a la Nada.