EL REY DE LA REVOCATORIA QUIERE VOLVER A REVOCAR…


 

Fuente DIARIO 16

Parece que “revocar” es un buen negocio, porque el autodenominado “impresentable” amenaza con volver a las andadas. Esta vez se prepara para ejercer su “oficio” contra los congresistas, o sea que si lo consigue hacer tendrá fondos para rato y tendremos al no muy claro abogado hasta en la sopa.

¿Es un negocio “revocar”? Parece que sí. Directamente, o por beneficios colaterales, da la impresión que este modus vivendi proporciona lo suficiente para navegar sin muchas preocupaciones. El “gran revocador” no quiere que se enfríe la popularidad que ganó a pesar que lo ningunearon, desconociéndolo por decir lo menos. Una popularidad como la que consiguen los que son caseritos de las crónicas rojas o a los que las cámaras de vigilancia inmortalizan para la policía. Con muchos congresistas (siempre con minúscula) el éxito estará asegurado y con algunos pocos aprovechará para meterlos en el mismo saco con el pretexto de que todos los gatos son pardos y encima, es de noche.

Ya se oyen voces adelantándose, que opinan sobre la necesidad de esa “institución” para que la democracia sobreviva. Voces que algún medio airea para forzar el tema y justificar… ¡mejor ni mencionarlo!

En fin, que el circo no se fue, solo tuvo un receso, un respirito y vuelve con más fuerza, prometiendo perros malabaristas, gallinas adivinas y payasos tristísimos.

Es muy curioso, pero entre los sinónimos de revocatoria está el de “disolver” que tanta prensa tuvo.

Foto: Diario 16.