¡QUÉ BUEN TÍTULO PARA UNA REALIDAD TAN TRISTE!


g 2

Ayer, en el diario “La República” aparece la columna de Carla García (“Esquinabaja”) con el título de “GRINGASHOW”.

Clara, aguda y muy bien escrita, aborda el tema “estrella” del momento, que se ha convertido como su autora misma lo dice, en el primer reality en tiempo real, multimedia además.

Un vulgar delincuente y presumiblemente asesino, se convierte en la “amenaza pública número uno” gracias a la cobertura que se le da porque bajo el pretexto de informar, llena páginas, ocupa espacios televisivos y radiales, además de alborotar las redes sociales de Internet. Algo parecido al estruendo causado por las “predicciones” mayas, pero a escala nacional.

Hasta el presidente de la república opinó y tuvo la desafortunada idea de meter a los padres de este señor en la danza, acusándolos.

Al fin y al cabo es un delincuente y se quiere convertir su precaria historia en una novela llena de ingredientes que aseguren el favor popular. El “plot” se extiende y los “sub plots” aparecen de inmediato: el tío, la novia, los amigos…

No aprendemos  que lo importante es lo importante. Ahora, seguramente, se desatará una competencia mediática por ver quien muestra más sangre y violencia, como el caso de un canal de TV que “promociona” una miniserie, “levantando” las declaraciones de un delincuente nacional vinculado otrora con el protagonista (otro delincuente al que liquidaron las fuerzas del orden en su país).

No quiero decir que el caso que motiva este post no sea preocupante, pero coincido plenamente que se lo está tratando como un show donde todo el mundo parece “sacar mantecagringashopara aparecer aunque sea a empujones en una foto para la posteridad. Es un sainete de hechos que involucra especialmente a las autoridades en este plato mediático.

El morbo busca vivir paso a paso lo que sucede y las ventas de la “información” suben como la espuma. Mientras estamos distraídos con las aventuras de una especie de antihéroe-héroe, desaparecen ineficiencias del sistema, corrupción y flagrantes delitos que se han cometido y se cometen, para achacarle el asunto a la “astucia del sicario”.

Creo que el Perú tiene mucho en qué pensar en este caso, es cierto, pero no puede quedarse en el regodeo del tema.

 

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s