EL MEJOR REGALO ES UNA SONRISA


sonrisa

El gato de Chesire, personaje de Lewis Carroll en “Alicia en el país de las maravillas”, sorprende a todos desapareciendo gradualmente y dejando solo su cabeza visible. Es condenado a muerte y la reina discute con el rey y el verdugo sobre cómo se puede decapitar a alguien que solo tiene cabeza. El gato hace desaparecer su cabeza gradualmente hasta que no queda sino una gran sonrisa, haciendo notar a Alicia que muchas veces habrá podido ver a un gato sin sonrisa pero nunca a una sonrisa sin gato. Siempre para mí esta escena del famoso relato, fue dentro de la magia total que me transmitió, la que más impresión me causó. Y siempre pensé que la sonrisa de un gato (porque dicen que los gatos no sonríen nunca) era un maravilloso obsequio.

Y en esta Navidad quiero compartir contigo, que me haces el favor de leer esto que escribo, algo tan hermoso como una sonrisa. Es el obsequio que te ofrezco, porque tengo la certeza de que no hay nada igual en el mundo. Una sonrisa franca, que haga brillar los ojos, iluminarlo todo y recordar lo bueno que sucede. El mundo está lleno de lágrimas y sufrimientos y es el momento de sonreír para cambiar las cosas. No importa, como al gato de Chesire, que hayan amenazado con “cortarte la cabeza”. Sonríe y todos verán como lo demás desaparece excepto la sonrisa, porque nadie puede cortar una cabeza que no tiene cuerpo. ¿No te hace sonreír esto?

¡Feliz Navidad!