LA LEY DEL REVÓLVER


Victoria

 

  VICTORIA (fuente Facebook)

 

Era el título de una serie norteamericana, que veía de chico en la TV en blanco y negro. Eran historias del Oeste “típico” americano, donde el bien siempre triunfaba sobre el mal.

Quién diría que por lo menos medio siglo más tarde me encontraría que el título en castellano, describe perfectamente a lo que en EEUU sucede.

Han muerto niños y adultos en una balacera (iba a poner sin razón, como si las balas la tuvieran) fruto de la locura de una sociedad que desde antiguo, no solo rinde culto a las armas, sino que admira a quienes las usan y trata de imitarlos sin importarle nada.

El famoso “salvaje oeste” que nos vendieron a través de las historietas y películas, fue salvaje por el modo de abordar las cosas, con el Colt o el Winchester en la mano.

La violencia como el gran solucionador y pacificador sentó sus reales en un imaginario que hasta hoy es considerado como épico.

Y el “salvaje oeste” continúa hasta hoy y se extiende a pacíficos pueblos e infecta la mente de personas que, supongo desquiciadas, siembran la muerte en lo que yo llamaba en una nota de Facebook el “AWOD” (American way of die).

Lo más saltante de esta horrible última noticia es que las víctimas, en su inmensa mayoría, fueron niños. Balas que cuestan centavos terminaron con vidas que nunca tendrán precio.

El Mal parece reír y frotarse las manos, alentando a que el “sistema” no solo se mantenga sino que sus resultados sean cada vez más copiosos. Generalizar es muy malo y no creo en la culpabilidad de TODOS los norteamericanos, pero sí en la inacción de muchos. Tal vez no en su indiferencia, pero sí en su pasividad. Es cierto que se levantan voces, pero el sonido de las balas y el griterío de los que inexplicablemente están a favor de una Ley, que es la de la selva, ahoga a los intentos aislados.

Ojalá que la “Ley del revólver” hubiese sido solo una ficción exagerada y no tuviéramos que lamentar lo que ha pasado. Es una “ley” que habría que derogar urgentemente en todo el mundo.