TE RECUERDO CARLA


Ayer en “La República” salió publicado el artículo que reproduzco. Lo escribe Carla García, con notable lucidez. No me pude contener y escribí un comentario a la columna, diciéndole lo orgulloso que me sentía de ella, que alguna vez fue mi alumna. Gracias Carla, perdóname por difundir esto sin tu permiso.

 

 

TE RECUERDO AMANDA

 

 

Ha muerto porque alguien la perseguía desde el Internet. Cambió de ciudad y colegio, hizo nuevos amigos y el tipo, desde su computadora, les mostró a ellos lo mismo que a los viejos, una foto de ella con el torso desnudo. Todos se convirtieron en jueces, mostrar tus partes en Internet es un pecado del que una adolescente no debe sobrevivir. El escándalo de unos pechos descubiertos.

De inmediato, en defensa de la moral, la gente –en este caso escolares, pero en el resto no– se organiza. Abren páginas de Facebook y crean etiquetas virtuales divertidas por lo insultantes. Todos los que están en contra de algo o alguien funcionan más rápido y efectivamente que los cuatro ilusos que están a favor de lo que sea, es una ley de vida. La agresión humorística banaliza la violencia y de pronto nos estamos riendo mientras la niña se tritura, toma cloro, se corta y se cansa de pedir ayuda.

Las tetas son sucias y tú eres una perra. Estamos en todos lados y te seguiremos desde nuestra compu para que no olvides que no nos gustas y que tu presencia nos embarra. Ojalá que la próxima vez logres matarte porque te odiamos, pero sobre todo nos encanta odiarte porque nos hace uno, porque al fin pertenecemos a algo. Somos los que vivimos porque te aborrecen y ese sentimiento nos empodera. Qué pensaste #AmandaTodd, que ibas a ganar? Pensaste que crecerías y harías lo que quisieras con tu vida?

Estamos en tu colegio, en tu calle, al lado tuyo en el micro y necesitamos odiarte para odiarnos menos.
La niña sube un video a Internet hablando de sí y al poco tiempo se mata. Ya muerta todos comentan en Twitter lo terrible del resultante. Luego consiguen una nueva víctima e inventan una nueva frase violenta y divertida. El punto de turno –una chibola cuyo error fue mostrarse a un hijo de perra del otro lado del monitor– ha muerto empujada por todos pero por decisión propia. Somos tan valientes en las redes.

Carla García (“La República”  24.10.2012)

 

Anuncios

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s