UNA GRIPE FUERTE


Una gripe fuerte “me agarró”, como se suele decir y al pedir un antigripal en la farmacia, me envió un producto en sobres que traía, cada uno, dos pastillas. En las instrucciones no decía cuantas tomar cada vez (una pastilla suele ser lo recomendado) y decidí tomar una cada seis horas. En esas estoy, pero me quedó la intriga: ¿es el laboratorio responsable tan bueno que me da dos pastillas por el precio de una o es que debo tomar dos cada vez? Ninguna información al respecto, salvo decirme que no debo superar la dosis de “x” mg en 24 horas, de cierto compuesto del producto. Es decir que tengo que hacer una operación matemática para enterarme sobre el límite de uno de los ingredientes… ¡pero no me dice nada de los demás!

Pienso yo: si alguien toma las dos pastillas de golpe y hace una ingesta cada seis horas ¿no será que dobla la dosis? ¿Es eso bueno y la pastilla requiere de dos dosis juntas o es malo? Si una persona no se fija mucho y además la información que recibe no es clara, puede estar poniendo en riesgo su salud: ¡lo opuesto a lo que buscaba!

Toda esta especie de galimatías viene porque el caso puntual vale para muchos otros en los que la información es engañosamente insuficiente o redactada en términos que requieren estudios especializados, un dominio del español o de la “jerga” médica para entender.

El ciudadano común y corriente quiere sanar. A los laboratorios parece que lo único que les interesa es vender.

La famosa frase “venta sin receta médica” ¿qué implica? ¿El producto es inocuo y lo puede tomar cualquiera? ¿Es una invitación a “automedicarse”? Ahora bien, si el producto es inocuo ¿para qué lo tomo?

De pronto es el poquito de fiebre que debo tener el que me hace pensar así, pero creo que debe haber responsabilidad en el paciente que toma un fármaco y quien lo produce y quienes lo venden. Sé que esta es una guerra desigual y que lleva mucho tiempo con batallas ganadas y perdidas. Es desigual porque frente a la maquinaria arrolladora que suponen prestigio empresarial y técnico y el dinero empleado en convencimiento, está el consumidor que cree y necesita hacerlo porque se siente mal. ¿No sería mejor consultar con un médico u obtener información completa de los productos? ¿No sería bueno que estos nos den instrucciones claras y en lenguaje inteligible por todos?

Hay un montón de interrogantes en esta historia y lo malo es que a veces se juega, alegremente, la vida.

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s