LA PISTA DEL CONEJO DE PELUCHE


“Una monstruosa banda de pornografía infantil que operaba en siete países fue finalmente desbaratada. En la operación liderada por autoridades de Estados Unidos se detuvo en un lapso de dos años en total a 43 hombres. Además, se identificó al menos a 140 víctimas.

De acuerdo a información de la agencia AP, entre los integrantes de la red estaban, para sombro de la ciudadanía, un titiritero de Florida, un gerente de hotel en Massachusetts, un técnico de emergencias médicas en Kansas, un asistentes de guardería infantil en Holanda, entre otros.

Un peluche propició redada

Aunque parezca sorprendente, un conejo de peluche propició una de las redadas más importantes en la lucha contra la pornografía infantil. Los investigadores identificaron el muñeco en una imagen donde se observa a un bebé medio desnudo, de año y medio de edad.

La imagen se usó para rastrear a un maniaco sexual en Amsterdan. A partir de entonces, la Policía detuvo en el marco de la investigación Holitna a varios acusados de pederastia, intercambiar fotografías explícitas de agresiones e incluso, conversar en línea sobre secuestrar, cocinar y comer niños.

La madeja que traía consigo la fotografía en mención se empezó a desenrollar cuando Robert Diduca, gerente de un hotel Sheraton en Massachusetts, la envió a un agente federal encubierto en Boston. El administrador, casado y con dos hijos, usaba el apodo de “Babytodd”.

Una agente danesa reconoció el conejito como Miffy, un personaje de una serie de libros infantiles en Holanda. De esta manera se dio con Robert Mikelsons, trabajador de una galería infantil. En la computadora de este hombre de 27 años se encontró decenas de miles de imágenes de niños víctimas de abusos.

Las autoridades investigan si los pedófilos hablaban en serio cuando manifestaban la intención de asesinar niños e incurrir en el canibalismo, entre otros diálogos perversos.” (Fuente: RPP).

Otra vez echo mano de las noticias y encuentro lo anterior que relata el desbaratamiento de una red de pedófilos que a nivel mundial, intercambiaban imágenes, comentarios y quien sabe qué más. El último párrafo de la noticia es escalofriante si algo puede serlo.

Nuevamente una muestra de lo que es capaz el animal llamado ser humano y del peligro que se corre constantemente de caer en las garras del Mal más impensado.

¿Las víctimas inmediatas?: los niños. Indefensos, curiosos, que están a merced de los caprichos de adultos cuyos crímenes no se atenúan con declaraciones de “locura”. Lo preocupante es que la repetición de hechos como este alrededor del globo terráqueo nos habla del desmoronamiento general de la especie que un día dominó la Tierra. Los niños como juguetes y objetos sexuales representan la existencia de los más profundos sótanos del cerebro, donde el caos repta encharcándose en sus desechos.

Gracias a Dios en este caso el personaje de peluche y  la perspicacia de la policía  hicieron posible llegar hasta lo que resultó ser la punta de un extenso ovillo. Sin embargo el Mal acecha siempre y se camufla de diferentes maneras para actuar. Porque no creo que otra cosa que el Mal, con mayúscula pueda ser el autor de lo que nos horroriza. ¿Hacemos algo para detenerlo o confiamos en la suerte y en conejitos de peluche?

 

 

 

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

2 comentarios en «LA PISTA DEL CONEJO DE PELUCHE»

  1. Escalofriante, resulta repugnante que existan seres malevolos con mentes enfermas, que abusen de niños indefensos, a nivel mundial deberías perseguirlos y condenarlos a prisión cadena perpetua, sin ningún beneficio. Los padres y abuelos debemos estar vigilantes de las conexiones que tienen los niños en internet.

Los comentarios están cerrados.