YO TAMBIÉN SOY PAPÁ


Este domingo se celebra el día del padre, es decir que también es “mi día” y hoy viernes cumple años mi hija Paloma que vive en Buenos Aires.

Día del padre: una fecha buena para pensar en algo que se aprende con los años de práctica, sobre lo que abundan los consejos e historias de experiencias vividas, pero que siempre es como si fuera la primera vez que sucede.

Ser padre es una responsabilidad y una aventura: cada día es distinto y lo es cada hijo. Se puede desear el camino, pero emprenden su ruta. Como hicimos nosotros. Como lo hicieron tantos que nos antecedieron.

Miro atrás como padre y los años se juntan convirtiendo los días en anécdotas y trayendo recuerdos: el tiempo de colegio, los amigos, las esperas nocturnas, las risas y las bromas. El tejido de la vida en común. Soy padre pero también soy hijo, miro atrás y ahora sé que mi padre tal vez pensó lo mismo y así, retrocediendo encuentro que siempre existió la alegría de crear nueva vida y hacerse responsable tratando de ser guía.

Ser padre es ser alegre y enseñar un camino sabiendo que tal vez el sendero escogido será otro y nos va a parecer que así está bien.

Ser padre es ser maestro con cantidad de lecciones que enseñar. Ser hijo es aprender. Y así está bien.

 

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

7 comentarios en “YO TAMBIÉN SOY PAPÁ”

  1. Y pensar que, cuando éramos chicos ,los criticábamos tanto y terminamos pareciéndonos a ellos…
    Un feliz día ,por adelantado ,para ti y para todos esos padres(y madres), que siguen intentando,todos los días ,ser un poco mejores…

  2. ¡Mil gracias por leer y por hacer comentarios!
    Gracias por la felicitación y me uno en el saludo a madres, padre y también hijos, que intentan ser un poco mejor de lo que son.
    🙂

  3. Excelente “Manologos”, felicitaciones, otros personajes contemporáneos del “Negro Camote” (que en Noviembre cuando salía el Sr. de los Milagros de Barranco llevava un inmensa caña “Guayaquil” con la cual levantaba los cables eléctricos para que pase las andas) estaban también “Cucaracha” y “Priamo”. El primero era un ayudante en general, cargaba bultos en el mercado municipal de la Av. Grau, andaba con un terno muy sucio y caminaba rengueante arrastrando los pies, en una oportunidad fue atropellado y lo llevaron a una clínica en donde lo bañaron y dieron ropa nueva, pero regresó a su labor de cargador de bultos.

    A “Priamo” ( ¿ o Piamo?) lo he visto hace muy poco, su zona de influencia era el otrora “Ovalo Balta”, la Plaza Butters , andaba con un palo amenazante y gritaba ” ¡ Yo mato ! ” a todos los chiquillos que en esa época los molestabamos, nunca mató a nadie ahora se pasea por el mismo sitio, esta viejo y calvo.

  4. ¡Mil gracias, de veras, por leer!
    Manologos está hecho de recuerdos, actualidades y esperanzas. Escribir es mi forma de contar, como lo hacían los primeros hombres alrededor del fuego. Así siento el calor de la amistad de los que me leen.
    Barranco está lleno de personajes: la mayoría de los de mi época ya se fueron, pero viven en la memoria y soy feliz contando sus historias, ciertas o a veces imaginadas.
    Un abrazo,
    Manolo.
    🙂

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s