DEBERÍA SER POR LA FUERZA DE LA PAZ…


El Gobierno peruano decretó el estado de emergencia en Espinar, en el Cusco, con el fin de calmar un poco los ánimos y ante el desborde total de desmanes que con motivos varios se han cometido en los últimos días. Otra vez el tema minero, pero en esta ocasión la decisión de los promotores de emplear la fuerza y no aceptar el diálogo ha puesto, no solo al Gobierno, sino al país entero entre la espada y  la pared.

Estamos ante algo que parece claramente decir: “si no me haces caso, te pego y aunque me hagas caso, te pego igual

Llegamos pues a un nivel en el que todo se resuelve con la ley de la selva. De nada valen intenciones de diálogo ni razonamientos. La violencia es el argumento de quienes piden lo que se podría alcanzar mediante una conciliación.

Se necesitan muertos y heridos, vandalismo, piedras, bloqueo de carreteras y todo tipo de tropelías para decir “no nos oyen” y así ocultar la propia sordera.

En una conciliación, ceden algo las partes: no en el enfrentamiento. Parecen haber motivos subalternos, subterráneos, para resistirse a razonar y “cerrarse en banda”.

El Perú, decía, está contra la espada y la pared con esto. Si llegaran a ganar, sería aparentemente el triunfo de la sinrazón. Se niega toda posibilidad de diálogo en un país que necesita hablar para ir zanjando sus problemas. Se opta por las piedras y los gritos en lugar de las palabras. Mientras tanto, en el medio, una población desconcertada y mal informada es víctima de los que quieren pescar a río revuelto, apareciendo, curiosamente, allí donde se agitan las aguas. Aguas que ellos empezaron a mover para sacar tajada del poder: político o económico. Un pedazo propio conseguido sin importar muertos, heridos o destrucción. Sin tener en cuenta que el chantaje de los secuestros es señal de criminalidad: se esconden bajo el manto de la “justicia popular” que produjo también los linchamientos en todo el mundo. Creo que el Perú se merece mucho más que heridos, muertos, piedras, secuestros y desmanes. Es la hora de detenerse a hablar, de usar la razón antes que la fuerza.

 

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

2 comentarios en «DEBERÍA SER POR LA FUERZA DE LA PAZ…»

  1. Como bien has dicho tantas veces, profe, es necesario educar al corazón y sus actitudes, desde muy pequeños. Los medios siguen cumpliendo el rol de «avivar las llamas» de un equivocado sistema y los pocos intentos de aquellos por mostrar algo parecido a valores, uso de la inteligencia, herramientas de diálogo, RESPETO o calidad personal, se ven descaradamente sepultados ante la avalancha diaria de morbo y búsqueda de rating a cualquier precio. Suena ocioso repetirlo pues ya todos estamos al tanto. Me resulta esperanzador, sin embargo, que dichos intentos sobrevivan y se reiteren. Considero imprescindible promover desde nuestras tribunas personales, el apoyarlos y fortalecerlos. No dejo de preguntarme: Si somos tantos quienes nos quejamos de la realidad de los medios basura, ¿por qué tiene dicha basura tanto rating? Quizá es simplemente que nuestra voz no se escucha, no va por el canal adecuado o, en el fondo, el dulce es demasiado adictivo para no sucumbir, un poquito y seguir alimentando aun sin proponérnoslo, el sistema. Educación, si. Decisión, ¡por favor! Abrazo, Manolo. Gracias por la reflexión.

  2. Si todos reflexionáramos un poco, «otro gallo cantaría» y las cosas serían diferentes.
    Es más fácil no hacer nada que levantar un papel que ensucia la vereda. Abdicamos por comodidad.
    🙂

Los comentarios están cerrados.