MI HUMILDE SOLIDARIDAD CON GASTÓN GARATEA


Parece que la mayor parte de las veces que escribo en el blog, lo que digo no alude a las buenas noticias, pero aparentemente lo malo destaca y hay que denunciarlo. Por lo menos dejo sentada mi opinión.

Lo que está sucediendo con Gastón Garatea es una vergüenza.

La suspensión de sus funciones  sacerdotales no renovando su “licencia”, es una tinterillada, digna de quien la comete. Definitivamente el movimiento de solidaridad para con Gastón Garatea que este hecho ha promovido, me exime de abundar.

Ayer hablaba del “lado oscuro” y esta acción es una de sus manifestaciones, desgraciadamente. Y digo desgraciadamente, porque proviene de las fuerzas que se disfrazan para tratar de ejercer un poder de dominación, valiéndose de embelecos y a veces por la violencia. La violencia ejercida sobre aquellos que no se defienden personalmente, porque no pueden o no lo consideran. Vuelvo al tema: es una lucha entre las fuerzas de la oscuridad y las de la luz. La acción contra Gastón Garatea proviene de las más profundas tinieblas: esas que tienen terror a la claridad.

Esta es una batalla más en una guerra que debe ganar la esperanza.