FEMINICIDIOS


FEMINICIDIOS

 

 

Hay que ser cobarde para pegar a una mujer y además de asesino, imbécil para matarla.

Asistimos a una ola de informaciones que dan cuenta de agresiones a mujeres que llaman no solo a la acción sino a la reflexión. Reflexión porque parecen ser las parejas de estas mujeres quienes resultan los causantes. Cualquier agresión contra un ser humano es de inmediato una negación de la razón pero lo que ocurre con las mujeres agredidas y muertas es aún más preocupante porque a una falta total de escrúpulos se agrega una lamentable situación de “dominación” del varón sobre la mujer. Situación absurda que nos recuerda a la prehistoria, donde los hombres cazadores eran los que sustentaban a la tribu. En una sociedad que se supone ha avanzado y evolucionado miles años, en la que los roles de ambos sexos por lo menos se equiparan o deberían hacerlo, n os encontramos con una realidad que niega todo avance y se hunde en las tinieblas del mas salvaje machismo. “Soy hombre y te puedo hacer lo que quiera, pues eres mujer y además te considero de mi propiedad”, eso están diciendo a gritos y repitiéndose los infradotados que vemos agredir a sus parejas femeninas y que están apareciendo cada vez más en los medios.

En estos tiempos en que la violencia es vista como algo normal y celebrado, todo parece incitar a ella. Desde los juegos de video, pasando por los animes, las películas y muchos programas de TV hasta los tristes ejemplos que los medios nos presentan a diario. Ser “macho” es ser violento. “Los hombres no lloran” es un sonsonete que muchas veces se les inculca a los niños. La violencia es símbolo de poder: violencia física, violencia verbal, violencia mental. Esa violencia que en realidad demuestra incapacidad de resolver problemas, de pensar y que nos regresa a un pasado remotísimo donde el animal más violento, gana.

¿Qué puede pasar por la mente de un hombre para golpear, apuñalar, maltratar y finalmente asesinar a una mujer? ¿Qué puede ser para que no se arrepienta de haberlo hecho ni tenga remordimientos? ¿Cómo a veces pone de testigos a niños pequeños, en ocasiones sus propios hijos?

Nuestra sociedad, que a veces parece llamarse suciedad, está cayendo en picada, entretenida y arrullada por lo que se considera “moderno” y no es otra cosa que ruido e imágenes banales pero insidiosas que se meten por los oídos y ojos que tratan de buscar un norte y hallan caos.

Somos nuestros peores enemigos y nos destruimos minuciosa, sistemática y alegremente.

Los síntomas son claros. El asunto es tema recurrente en foros y conversatorios, en reuniones de expertos y lamentablemente en la realidad.

Según la Biblia, Caín mató a Abel y Dios lo maldijo y maldijo a su descendencia. El común hoy es ser no creyente y entonces de pronto lo que habría que hacer, además de aplicar las penas que correspondan, de acuerdo a ley, es que la sociedad entera maldiga a esos hombres y se les niegue eternamente el perdón.

 

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

2 comentarios en “FEMINICIDIOS”

  1. No entiendo como existen mujeres que se dejen maltratar y soportar meses, años de convivencia con hombres que no les tienen cariño, consideración, respeto, y que es lo que consiguen que finalmente las torturen y maten. A la primera deberían separarse y trabajar, buscar ayuda y no permanecer bajo el mismo techo del agresor.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s