EL NOMBRE DEL VIENTO


Estoy leyendo una novela cuyo título me fascinó: “L nombre del viento” se llama y su autor Patrick Rothfuss  vive en Winsconsin, USA. Esta es su primera novela y según leo ha publicado la que le sigue, “El temor de un hombre sabio” en noviembre del año pasado.

Es una verdadera “novela río” que se prolonga por 873 páginas en esta vez y que seguramente suma otras tantas en la segunda.

Es una novela de aventuras, situada en una región inexistente pero de claro tinte medieval. Rothfuss tiene antecesores brillantes como Tolkien y en la dedicatoria de su libro agradece primero a su madre  que “me enseñó a amar los libros y me abrió las puertas de Narnia, Pern y La Tierra Media.” La novela en inglés tiene copyright fechado en el 2007, o sea que estoy leyendo algo que se publicó por primera vez hace cinco años.

Una vez más estoy tras la aventura, conociendo la historia de un hombre contada por él mismo, que no me da tregua en la lectura. Se notan a veces las influencias de los grandes, pero eso no hace más que provocar mi lectura, porque descubro a alguien que conoce las claves y la usa sutilmente para ir tejiendo una historia que de veras atrapa.

Como de costumbre, la editorial tiene montada una página web: www.lahistoriadekvothe.com, a la que entraré para mirar. Un libro que dice estar traducido a 26 lenguas y que ha ganado un premio a la literatura fantástica, es algo de llamar la atención. Su éxito inmediato nos dice que el autor sabe tocar las fibras adecuadas y que pulsa recuerdos, sueños y deseos magistralmente, para producir una lectura que a regañadientes pide descanso.

No puedo decir más que me gusta mucho y estoy contento con mi adquisición. No soy dado a leer “best sellers” porque no aseguran nada, especialmente si están escritos en un idioma que no es el que tenemos publicado, sin embargo esto no va para lo que leo. Pulcramente escrito y al parecer bien traducido. Estoy leyendo un éxito de ventas que a mi modesto entender tiene razones para serlo. No es ningún “grande” de la literatura, pero pienso que los gigantes también fueron pequeños y que “El nombre del viento”, además de un bello título esconde en sus páginas lo suficiente para hacer soñar. Es bueno siempre ser un chico maravillado y recorrer los caminos siguiendo la ruta de la aventura. Este libro, hasta ahora me lleva fácilmente.

Ingresaré a la página web, aprenderé sobre el autor y su mundo. Hay algo nuevo con un dejo de viejos conocidos para disfrutar. Eso trato de hacer.