DÍA DE LOS ENAMORADOS


Hoy, 14 de febrero se conmemora y celebra “El Día de los Enamorados”, el “Día del Amor y la Amistad” y la fiesta de san Valentín. Según informes de Wikipedia, Valentín era un sacerdote que hacia el siglo III ejercía en Roma. Gobernaba el emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, porque en su opinión los solteros sin familia eran mejores soldados, ya que tenían menos ataduras.

El sacerdote consideró que el decreto era injusto y desafió al emperador. Celebraba en secreto matrimonios para jóvenes enamorados (de ahí se ha popularizado que San Valentín sea el patrón de los enamorados). El emperador Claudio se enteró y como San Valentín gozaba de un gran prestigio en Roma, el emperador lo llamó a palacio. Valentín aprovechó aquella ocasión para hacer proselitismo del cristianismo.

Aunque en un principio Claudio II mostró interés, el ejército y el Gobernador de Roma, llamado Calpurnio, le persuadieron para quitárselo de la cabeza.

El emperador Claudio dio entonces orden de que encarcelasen a Valentín. Entonces, el oficial Asterius, encargado de encarcelarle, quiso ridiculizar y poner a prueba a Valentín. Le retó a que devolviese la vista a una hija suya, llamada Julia, que nació ciega. Valentín aceptó y en nombre del Señor, le devolvió la vista.

Este hecho convulsionó a Asterius y su familia, quienes se convirtieron al cristianismo. De todas formas, Valentín siguió preso y el débil emperador Claudio finalmente ordenó que lo martirizaran y ejecutaran el 14 de Febrero del año 270. La joven Julia, agradecida, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. De ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderos.

Como vemos, el tema es bastante antiguo. Sin embargo es una festividad que se empezó a dar en los países anglo- sajones, para extenderse después por todo el mundo. Es en esta época en la que se emparejan y aparean los pájaros en los países nórdicos.

Quienes quieren ver una invención publicitaria norteamericana en esta celebración, se equivocan, pues si bien es cierto que fue adoptada, es algo mucho más antiguo y ligado a historias, usos y costumbres.

Está bien dedicar una fecha en especial a algo que en realidad debería ser cosa de todos los días, para marcar un recordatorio, pero circunscribirse a ello me parece mal. La celebración del amor, de la amistad, debe ser diaria. Debe formar parte intrínseca de nosotros. El aprovechamiento publicitario, que va desde ofrecer tarifas reducidas en hostales y hoteles hasta descuentos por refrigeradoras y artefactos varios, me parece pedestre. La celebración se rebaja a un revolcón o a un “toma tu cocina”. Claro que también están las tarjetas y los vendedores de flores hacen su agosto en febrero. Todo aquello que suene a regalo es pasible de ser publicitado. Y sin embargo hemos visto que la historia es otra. No es que sea un “pinchaglobos” (de San Valentín), sino que a veces, mi profesión me avergüenza, porque parece no tener un límite. Hoy celebramos algo más grande que un objeto cualquiera no puede representar. Celebramos el día aniversario de lo que puede cambiar al mundo para bien.

Celebremos que el amor sigue existiendo, aunque se haga de todo por bastardearlo, envilecerlo y mal aprovecharlo.

 

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.