CUARENTA AÑOS


Alicia y yo cumplimos hoy cuarenta años de casados. Como ella dice siempre: “más cuatro de enamorados”. O sea que mucho más de la mitad de mis sesenta y cuatro años, los hemos pasado juntos: con sus altas y sus bajas, como todo aquello que crece y se prolonga, pero que gracias a cuidados mutuos, oportunos silencios y podas inteligentes, hemos podido conservar lozanos, con la alegría de los tiempos primeros.

Hemos pasado juntos mil y una vicisitudes,  que a veces nos parecieron infranqueables o imposibles de resolver: Sin embargo aquí estamos. Hemos caminado un sendero complicado, pero el verde de los campos, la nieve de las cumbres y la sombra generosa de los árboles han sido un premio constante y un acicate para descubrir nuevos amaneceres. Y así seguimos caminando, de pronto más lentos, sentándonos más a menudo, pero sabiendo que la dirección es correcta y que nos queda mucho por ver juntos.

A veces, como hoy, las palabras sobran y el estar cerca el uno del otro es lo que importa.

Compartimos este 40 aniversario con todos los que quieran sumarse. Gracias a cada uno.