DISCULPAS


Ayer tuve problemas para “subir” la fotografía del “post”… ¡que motivaba el escrito!

O sea que me resigné y el texto se fue con una explicación, pidiendo que se imaginaran la foto los que leyeran. Pero después, Christian García cambió el formato del archivo y pude “postear” el artículo original, con foto y todo. Lo cambié de inmediato en “WordPress” pero en “Facebook”  y “Twitter”, gracias a sendos programas de “link” ya había salido el que envié y luego re edité.

¿El resultado?: en ambas redes, dos “post”, muy parecidos, uno con foto y otro sin ella.

Escribo estoy porque creo que debo una explicación ante una duplicidad no deseada y provocada por mi desconocimiento técnico y seguramente, porque como buen cegatón lo obvio a veces se me escapa.

Me pasa a veces, pero en privado, es decir con cosas que no salen de mi computadora. Pero esta, considero que ha sido una “metedura de pata pública” y para muestra ahí están las huellas en dos redes sociales importantes. Pido disculpas por ello aunque me digan que no me preocupe, que no tiene importancia. Es que para mí si la tiene porque quien lee es asistido por el derecho a no ser mareado: el “nadie se va a dar cuenta, hermanito” nacional, otra vez saca su banderita.

Este “post” es solo de disculpas para los que leyeron y se marearon o pensaron que estaba un poquito loco. Es bueno reconocer los errores, remediarlos, si se puede, pero en todo caso, hay que pedir disculpas, aunque sea nimio lo hecho. ¿No les parece?