DISEÑANDO NUBES


Ella trabajaba como diseñadora gráfica en “Aleph Comunicación Integral”, una agencia de publicidad de la que fui socio-gerente, hace algunos años. Daniela, de risa franca, dibujar hermoso y despreocupación por todo lo que no fuera el trabajo que hacía, ha brotado ahora de mi memoria y una oleada de nostalgia y cariño me ha invadido, este domingo ya muy lejos de la noche en que un accidente hizo que no volviese más a mezclar colores y plasmar formas. Daniela falleció, junto con su novio, la aciaga noche del incendio de la discoteca “Utopía”. Algo que pudo evitarse y que sin embargo sucedió. Sé que él volvió a buscarla, pero ambos no regresaron más.

Daniela, la de la risa franca y las preguntas inocentes. El alma buena con quien compartía de vez en cuando un café en la cocina de la oficina, haciendo un alto en el corre-corre diario. De ella aprendí el valor de las cosas sencillas y dejó un silencio terrible al irse.

Hoy que es domingo por la tarde-noche, miro hacia atrás y pienso que mañana iré temprano a la oficina, suponiendo que allí me encontraré con Daniela y  Paola, mi sobrina, también diseñadora y su íntima amiga, que estarán de vuelta del gimnasio. Eso debe ser, porque hace mucho tiempo atrás que Daniela nos dejó y que incluso yo mismo dejé “Aleph” para recorrer otro tramo de la vida, esta vez como Secretario de Comunicaciones de la PCM, en el gobierno de Alejandro Toledo.

En esta tarde-noche, he mirado una fotografía que tengo de Daniela, tomada en un paseo que hizo a Huaraz. Eso y un regalo de un calendario de ese año del “Señor de los Anillos” por mi cumpleaños, es lo único material que tengo de ella. Y digo material, porque guardo el recuerdo inmenso que durante mucho tiempo el dolor de haber perdido a una amiga, hizo que la memoria tejiese una cortina espesa. Hoy, sin motivo aparente, su recuerdo volvió y estoy seguro que ella estaba allí, silenciosa, esperando el momento.

¡Cuánto daría porque mañana lunes, al ir a la oficina Daniela estuviera esperando para consultar algo!  Sin embargo ya no hay oficina y Daniela está diseñando nubes en una eternidad que empezó a vivir muy temprano.

 

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

3 comentarios en «DISEÑANDO NUBES»

  1. EL RECUERDO DULCE DE TU AMIGA DANIELA ME HA LLENADO DE TERNURA, QUE MARAVILLOSO ES TENER UN BUEN AMIGO QUE NOS RECUERDE CON ESE PROFUNDO SENTIMIENTO, QUE SOLO LAS ALMAS NOBLES Y POÉTICAS ALCANZAN ESOS MENSAJES DE NOSTALGIA, TAN SENTIDOS CUANDO EXISTE LA INVALORABLE AMISTAD. NUESTROS AMIGAS(OS) JAMAS ATRAVESARAN EL UMBRAL DE LAS SOMBRAS MIENTRAS NUESTRO CARIÑO LOS MANTENGA VIGENTES.

  2. Qué lindo post! Un bouquet de flores para tu amiga y compañera! seguro que las recibió con una sonrisa. El no atender a la invitación de una fiesta que prometía una noche salvajemente divertida, hace que pueda hoy leer tu post. Algunos amigos míos, socios de un compartido sueño, no corrieron con esa suerte. Nunca tuve el valor para hablar de aquella noche en voz alta (ni siquiera escribir sobre ello). Creo que en mi perplejo corazón, aún no amanece. Es más que posible, sin embargo, que estén disfrutando de las nubes que diseña la dulce Daniela en tu cariñosa memoria y su cielo. Un sincero y sensible homenaje, Manolo… Gracias.

Los comentarios están cerrados.