¿DE QUÉ COLOR ES EL ÉXITO?


Hace ya un buen tiempo, por cosas que el trabajo de publicista tiene, conocí a Alberto -Beto- Levy. Al principio hice “free lance” como redactor para una agencia que manejaba su cuenta y allí aprendí un lenguaje, el del “retail” que sería muy valioso para mí. La vida me llevó a trabajar muchas veces para Beto y poco a poco fui apreciando al hombre bueno, casi un niño, que había detrás de la fachada de quien creó y comandaba “Hogar”, la más exitosa empresa de decoración integral para lo que era la palabra que la nombraba y distiguía. Me tocó también ser su agencia, cuando tuve ARE publicidad en sociedad con Manuel Rivera -el dueño de Bebidas “La Concordia”- casi al fin de sus días, tiempo en el que “Carsa” obtuvo la marca y el negocio, quedando él como asesor. Un amigo querido que tenía grandes responsabilidades en la compañía “Carsa”  y supervisaba el funcionamiento de lo recién adquirido, me propuso hacer la publicidad . Sin pensarlo dos veces, acepté. Ya “Hogar” no era la de antes ni Beto tenía el empuje que le conocí al principio (solo después sabría que un cáncer lo estaba minando y que seguramente complicaba su desempeño), sin embargo “Hogar” y Beto valían cualquier esfuerzo. Así lo ví bastante en sus últimos tiempos y ambos, el negocio y su creador desaparecieron juntos. “Hogar” sin ser ya para nada muy especial, no resistió la muerte de Beto.

En alguna visita de trabajo, un domingo, en su casa, conversábamos de varias cosas, cuando se me ocurrió comentarle algo a lo que le daba vueltas hacía rato: un proyecto de libro, del cual tenía la idea general y el título. “¿De qué color es el éxito?” era el nombre que se me había ocurrido y el libro relataría la vida y andanzas de Beto, el hombre polifacético que jugaba cada semana al fútbol en el club “Hebraica”, bancaba al “Sport Boys”, gerenciaba la marca de mayor renombre en tiendas por departamentos de Lima – de creación cuya -, sostenía económicamente a innumerables familias de futbolistas a los que daba trabajo fuera del ámbito deportivo, era judío observante, tenía el buen humor siempre a flor de labios y se exigía al extremo de envolver él mismo los paquetes de Navidad en su tienda. Supongo que le gustó la idea, pero entonces tenía otras cosas en mente. El libro quedó allí, con una broma suya: “Verde, pues, como los dólares”. Muy poco tiempo después, Beto fue a jugar fútbol en el campo de la eternidad…

 El título me ha perseguido, hasta que escribo esto. No el libro propuesto, claro, sino este humilde post. Y creo que el color verde del chiste de Beto, no importa. El  éxito para mí tiene el color de la amistad, del ejemplo que Alberto Levy daba con su vida, con su accionar, con todo eso que estoy seguro ni él mismo tenía en cuenta, tan natural le era.

Lo recuerdo una noche, saliendo de ARE, decirme: “Ayúdame a bajar las escaleras, porque no veo bien…” Así supe que algo le pasaba al hombre que amaba “Hogar” y al fútbol, nunca descubrí a cual más. Ha pasado mucho tiempo desde que planteé la pregunta y mi respuesta siempre me lleva a él. Él es la respuesta… Él es el color del éxito, sin duda.

¿Qué hacía diferente y especial a Beto? Siempre estaba haciendo su “milla extra”, trabajando más, gozando mientras lo hacía, atendiendo a cada detalle en un negocio plagado de ellos, pensando como mejorar, adelantándose, superándose a sí mismo… ¡Qué importante hacer esa “milla extra” para lograr siempre un  poco más de lo que uno se propone. Sin quererlo empecé a pedirme más a mí mismo, siguiendo inconscientemente su ejemplo y ahora que miro hacia atrás y veo que hay algunos éxitos en mi caminar, sé que se los debo a Beto, que me enseñó sin quererlo. Estoy seguro que hizo lo mismo con mucha gente y nunca se detuvo, porque estaba acostumbrado a ser como era, supongo que le pareció siempre lo más normal. Yo lo aprendí de él. Y le agradezco. Y lo extraño.

 

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Un comentario en “¿DE QUÉ COLOR ES EL ÉXITO?”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s