TIERRA DE NADIE


 

A mi segunda hija le robaron yendo al aeropuerto.

En una luz roja, un ladrón la distrajo, mientras el otro rompía la ventanilla del taxi que la llevaba y se metió por esta,  manoteando lo que hubiera en el piso, del asiento del pasajero donde iba ella. El ladrón se llevó su cartera que contenía entre otras cosas, su pasaporte, su pasaje aéreo a Buenos Aires, dinero y documentos. Por más que el taxista quiso alcanzarlos, huyeron contra el tráfico en un taxi que al parecer los esperaba. Quienes vieron a los asaltantes dijeron que tenían armas de fuego. Consumado el robo, con pequeños cortes en las manos y un poco más tranquila, Paloma y el amigo taxista hicieron la denuncia en la comisaría y mi hija regresó a casa, sin poder viajar; el taxista quedó sin luna en la ventanilla del pasajero, los ladrones se llevaron un botín de documentos y algo de dinero, quedó puesta la denuncia y el caso se cerró. Un robo más en nuestra Lima, felizmente sin heridas graves o alguna muerte.

“Un robo más y felizmente…” palabras que expresan resignación y brotan con verdadera indignación. ¿Qué hacer? 

La policía hace lo que puede con lo que le dan. Pocos policías, poco entrenados y escasez de recursos: una realidad que recorre peligrosamente en forma transversal todos los barrios, todas las esquinas, todas las calles.

Todo el mundo dice que la cosa va a mejorar. Que hay que darle tiempo para que lo haga.

Pero es un problema mayúsculo que involucra, desde el policía, al juez, al INPE, a las desavisadas víctimas y a muchas instancias y personajes más. Las cárceles están hacinadas y absolutamente descontroladas. Todo el sistema de seguridad en la ciudad está patas arriba. Nadie parece dar pie con bola, a nadie parece importarle mucho y la seguridad resulta ser “la quinta rueda del coche”.

¿Estamos esperando que Lima se convierta de veras en una ciudad del salvaje oeste donde todos andan armados y la justicia se hace por mano propia?  

Este es un tema que ha sido largamente tratado, muchas veces pospuesto y las soluciones que se han dado, han sido bastante más mediáticas que otra cosa.

Hay patrulleros (pocos) pero no hay gasolina y la que hay se evapora entre negociados y trampas que día a día engrosan billeteras. Así pasa con casi todo.

Lima es ahora una ciudad desguarnecida, una verdadera “tierra de nadie” donde el hampa se pasea y ejerce su “oficio” sin ningún problema.

No me gustaría estar en los zapatos del Ministro del Interior. Ni de quienes tienen responsabilidad en este asunto. La tarea es inmensa y urgente. Personas como las pequeñas Romina y la hija del Congresista Reggiardo, no pueden seguir siendo víctimas de una nefasta combinación que está destrozando la ciudad. Usted o yo podemos ser los siguientes. ¿El tema es esperar sentados?

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

2 comentarios en “TIERRA DE NADIE”

  1. Manolo, que lastima y sobretodo la impotencia que se siente, lo mismo le paso a Mariella llevando a una amiga Argentina al aeropuerto, todo lo grato que llevaba de su estadía en Lima se perdió en segundos, lo peor es la evidente complicidad de algunos fiscales que al no concluir en los plazos establecidos los jueces se ven obligados a liberar delincuentes por exceso de carcelaria, es lamentable la compleja red de corrupción que existe.

  2. Esto que comentas, Manolo, es una historia que vi repetirse muchas veces durante un año. En la esquina de la avenida Sucre con La Marina, cuando me dirigía a trabajar, hace algún tiempo. La misma moto roja, los mismos ladrones, la misma hora, la misma modalidad. El ladrón viajaba observando desde la moto, los autos que viajaban en dirección al aeropuerto. En ese cruce de Sucre, los autos solían detenerse por mucho tiempo. El chofer-ladrón se colocaba en la calzada del lado izquierdo que va en sentido contrario. El ladrón que iba en la parte posterior de la moto, corría hacia el vehículo elegido, rompía la ventana y retiraba lo que podía. Corría con su botín hacia la moto y claro, nadie podía seguirlos! Nadie abandonaba su auto y el semáforo tardaba demasiado en cambiar la luz. La moto y los ladrones, en este caso- repito- Siempre eran los mismos. Pretendí hacer una denuncia alguna vez pero no fue aceptada, ya que no fui víctima y el ser testigo del mismo acto, una y otra vez me obligó a insistir pero siempre con resultado cero. Es una modalidad que se repite en muchas zonas de Lima, lo he visto, mas, el caso que mencioné arriba lindaba con lo absurdo!!! Llegó al punto en que llegué a saber cuándo sería el siguiente atraco y acertaba! La policía nunca llegó. Me apena darme cuenta que esto no cambió y pienso como tú que todo esto tiene raíces fuertes, profundas que alcanzan demasiadas instituciones. El asunto debe tratarse con inteligencia y vigilancia, ojalá esta vez la inteligencia sirva para protegernos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s