WIKILEAKS


Están de moda. No eres nadie sino tienes el tuyo.

Ese donde sales diciendo cosas políticamente incorrectas y que vas a tener que explicar. Los van a usar para atacarte, tratarán de hundirte, porque los “leaks” (filtraciones) pueden anegar tu historia. Esa que construiste pensando que nadie iba a notar las incongruencias. Total, era una conversación privada y no creíste decir nada comprometedor. Era. Ahora resulta que no solo es pública sino que de pública traspasa fronteras. Los “”wikileaks” es un arma que parece inocua, porque en el fondo es la opinión de cierta gente, que por más importante que parezca es solamente gente y es únicamente es su opinión. Esto no debería incomodar, salvo que la situación y circunstancias actuales, les dan relevancia. Salen a la luz (en el Perú) uno por uno, justo ahora, con la misión no de informar, sino agitar el cotarro y desviar la atención o con la torva esperanza de hacer daño. No creo que aquí quepa casualidad ninguna. Los “wikileaks” hablan de todo un poco, pero uno se fija en nombres que están en el bolo.

No voy a entrar en lo legítimos que son o no. Son informes de embajada que en teoría estaban destinados, como se dice,  “para sus ojos solamente”. Ahora los tenemos aquí. Están siendo revelados al público con cuentagotas, para alimentar muchas cosas.  Entre ellas el morbo. Es lo que se llama una cortina de humo ¿por qué? ¿Para qué?

Seguimos sin enterarnos de lo que los candidatos a las elecciones proponen. A pesar de sus “protestas” la ciudadanía no llega a enterarse de lo fundamental porque está entretenida en lo accesorio. Y por ventura ¿los señores creían que sus opiniones pasadas no iban a ser registradas y transmitidas por quienes están al servicio de otros países? Qué crédulos que resultaron ser. Digan lo que digan nos estamos enterando de cotilleos que por lo visto hasta ahora, no ponen en peligro la seguridad del país. Retratan sí a muchas personas, pero es la apreciación de quienes conversaron con ellos. Lo repito: es una opinión que puede ser acertada o equivocada. Hay cosas que algunos candidatos han hecho que son peores. Mucho más.