HE VISTO LLORAR A UN HOMBRE.


 

Me dirán que “los hombres no lloran”. Semejante estupidez no tiene sustento.

Un hombre es un ser humano y su condición o “masculinidad” no tiene nada que ver con la expresión de tristeza que el llanto suele significar. Es claro que alguien puede “llorar de risa” pero eso no es otra cosa que una reacción en la que las lágrimas brotan de los ojos por un descontrol. Llorar, como yo lo he visto en TV ayer, es terrible.

Un ejecutivo de Google fue encarcelado por participar de las protestas contra el presidente egipcio. Durante no sé si doce días estuvo secuestrado. Y se temía lo peor sobre él, que lo hubiesen torturado, por ejemplo. Al ser liberado negó que algo así le hubiera ocurrido. Lo he visto en un noticiero, como parte de un “bloque” de información internacional.

Seguramente se me acusará de pro-árabe, anti-algo o cosas así. Nada que ver. Si soy “pro” algo es pro-humano. Me parece terrible que a un individuo se le prive de libertad por pensar distinto.

Sí, ya lo sé. A veces es una manera de defenderse que la sociedad tiene.

Pero lo que he visto era el llanto de alguien indefenso, que lloraba por los muertos que las protestas habían causado. Así explicaba él su llanto.

Yo creo que lloraba por mucho más.

En principio por la emoción de verse libre, tras un cautiverio injusto. Lloraba qué duda cabe, porque veía a su pueblo si n ser escuchado, a no ser por la grita y los muertos que obligaban a aminorar la aparente sordera presidencial  y hacer algunos cambios. Lloraba ése hombre porque de seguro se imaginaba lo que le hubiera podido pasar si no tuviera detrás una corporación multinacional.

Lloraba como deben llorar millones de hombres en todo el mundo por sufrimientos físicos y por la impotencia de no poder hacer nada. La impotencia de verse avasallados por fuerzas superiores y espurias que deciden destinos como quien juega a los dados.

He visto a un hombre llorar. Lejos.

Pero para el dolor dicho con ese llanto, no hay distancias. No puede haberlas porque donde un ser humano sufre, algo anda mal. Se me dirá que siempre se sufre. ¿Por qué?

¿Porque la Biblia dice que “ganarás el pan con el sudor de tu frente”? ¿Eso santifica el sufrir? Me estoy metiendo en honduras teológicas cristianas. Mejor lo dejo así.

No se me cocina haber visto a un hombre llorar. Me parece injusto.

 

Anuncios