HOAX


 

Veo en mis correos que en el Perú la mayoría de mis corresponsales que me escriben seguido, lo hacen sobre tal o cual candidato. O los alaban o ponen algo malo sobre ellos, generalmente usando las palabras de otro. Creo que así piensan que su opinión tiene mayor fuerza, sin pararse a pensar si lo que ponen (y envían) es cierto.

Me hace pensar en la cantidad de cosas que circulan por Internet que “parecen” verdad y son verdades a medias o de plano falsedades con ropaje de verosimilitud.

Hoy la comunicación es casi instantánea y si lo queremos anónima. El escrito que aparece en mi pantalla bajo un título atractivo, puede contener muchas inexactitudes, pero me llega desde una dirección y nombre que reconozco y lo veo. Esto solo en cuanto a los correos que de algún modo yo controlo. ¿Y el resto?  A veces, navegando en la Red, me encuentro con información claramente desviada y que busca, evidentemente, hacer creer en algo que no es. Esto da lugar a que existan sitios que publica e investigan los llamados “hoax” es decir, mentiras o engaños. Pero allí llega lo notorio, lo denunciado. Mientras tanto en el océano de información que contiene Internet, los brulotes navegan impunemente, llegan a miles y se multiplican exponencialmente por la buena voluntad de las personas que creen hacer un favor e ilustrarme sobre algunos puntos y no se dan cuenta que muchas veces no son sino eco de mentiras.

Creo poco posible detener esto. La gente quiere creer. En cualquier cosa, En lo que suene a extraño o aventura. Quiere creer porque sus vidas son chatas y algo así crea picos de importancia. Picos que para ellos son una especie de adicción porque los destaca por un momento de la marea de cabezas. Entonces, con un par de clicks lanzan “su” verdad que muchas veces, lo repito, es la mentira de otro.

La mayoría no lo hace porque son intrínsecamente malos, sino al contrario. Lo hacen por ayudar, por demostrar que están informados, porque “saben” algo que los demás desconocen y quieren compartirlo.

¡Como se debe congestionar la Red con mensajes reenviados que no valen nada!

Este tema, que como muchos, no es nuevo es cada vez más preocupante. La Red crece y el mar de información también. Junto con ello hay mayor cantidad de usuarios que creen en lo primero que les dicen, lo reenvían y aquí el problema se multiplica. Ya lo dije: la comunicación cada vez es más fácil, respondemos a estímulos que en otro caso no merecerían nuestra atención. Algo para seguir explorando, porque en este caso la enfermedad parece ser infinita.

 

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s