POSIBILIDADES.


Hace unos días que no escribo en el blog. Ayer, Cristian, mi yerno, me lo decía.

Lo que pasa es que de WordPress menviaban una clave complicadísima a la cual yo no podía o no sabía acceder. El asunto es que hoy me senté decidido a llegar hasta ti. Es decir, me decidí a acceder a WordPress y a volver a poner una clave que recordara.

Me tomó algo de tiempo, pues veo pésimo y la falta de actividad me oxidó las reacciones. Pero luego de un par de intentos, aquí estoy. Sí pues, WordPress está hecho a prueba de gente como yo.

No se trata aquí de loar a WordPress, pero con un poco de poner de mi parte lo conseguí. Ahora con una clave que puedo recordar y escribir, todo irá mejor. Pero no dejé de escribir y he avanzado temas para un nuevo libro.

He escrito a diario, tratando de darles sentido a las cosas. Me tomará tiempo terminar, pero de este modo me entretengo. Y creo que esa es la razón. Escribo porque me entretiene. De otro modo, buscaría otra actividad que esté a mi alcance.

Ahora sí, volveré más seguido y como siempre, con banalidades como esta.