DE REGRESO.


Hola! Hace muchísimo tiempo que no escribía. Seis meses. Es una eternidad si estás casi hemipléjico, ves cada vez peor y hablas mal. Pero las ganas de vivir se mantienen y estoy aquí, peleando con las letras y con una memoria frágil que no me deja hacer tiradas largas.

Es lo que hay y a aguantarse… Ahora estoy flor con relación a cinco o tres meses atrás. Me han ayudado todos: desde los que lo hicieron porque son amigos, los médicos y la familia. Dejo a Dios para el final porque sin El nada hubiese sido posible. Ni el infarto, ni la familia, ni los médicos,  ni los amigos. Ni yo mismo.

Seguiré luego, porque todavía me canso un poco (falta de entrenamiento, que le dicen. Hasta pronto y gracias por leer.