AY ALCALDES, CUÁNTAS HORAS SE PIERDEN EN SUS NOMBRES….!


Para el ciudadano de Lima, la pérdida de horas que el caos vehicular le ocasiona, termina sumando un número astronómico.

Todo se retrasa y si uno no quiere llegar tarde, tiene que calcular en muchos casos una hora adicional.

La congestión vehicular, producida por la fiebre de reparación-construcción-destrucción de vías que la gran mayoría de alcaldes de nuestra ciudad ha contraído, convierte las calles en un verdadero desastre. En lo más parecido a los escombros que una guerra suele dejar atrás.

Se rompen pistas, se obstruyen avenidas, se recalientan motores y sulfuran ánimos. Mientras tanto, los responsables que NO SUELEN CIRCULAR por las zonas del desastre, planean reelecciones o completar los presupuestos no cumplidos con trabajos hechos a la carrera que durarán lo que demore en secarse el cemento.

Hay cierre de calles y bocinas desesperadas. Los vehículos van contra el tráfico y contra la lógica y los microbuses hacen lo que se les da la gana, matando peatones y gritando sus destinos desde la garganta de cobradores con los que evitarías cruzarte en una calle a pleno sol.

Los policías pitan o se hacen los desentendidos cuando el nudo es imposible de desatar y los ladrones hacen su agosto recorriendo las largas filas de vehículos que no avanzan sino centímetros por hora.

Ahora, para más inri, como dicen, la avenida Aviación estará cerrada hasta el próximo año, porque el tren eléctrico se construye.

Más caos, esta vez porque el gobierno (?) central ha decidido terminar el elefante blanco que tenía guardado desde su anterior actuación y hacer circular un vehículo que está envejeciendo desde hace cerca de 25 años, a pesar de que los gigantescos maceteros de acero y cemento nos recuerdan que «un fracaso más qué importa». Pero resulta que los alcaldes son las autoridades más cercanas al ciudadano. Están ahí, elegidos por el barrio, para que solucionen problemas y no para crearlos. Sin embargo, en el Olimpo Municipal, los lamentos del público común generan silencio, respuestas balbuceantes o burla. En el Olimpo Municipal los responsables se creen impunes y cuando los pongan en evidencia estarán lejos o echarán culpas a terceros, confiando en que las comisiones que debían investigar se pierdan en la maraña burocrática, la neblina de los días o el olvido que da el aburrimiento.

Quién, es la pregunta general paga todo esto? Alguien saca la cara y es responsable? Las horas-hombre perdidas por la incuria, la desverguenza y la falta total de planeamiento, cómo se recuperan?

Todo se retrasa, el ánimo se daña y una rabia sorda está instalada en toda la ciudad. Repito lo que dije alguna vez parafraseando al romano: Hasta cuando van a abusar de nuestra paciencia? Es que nos creen estúpidos? Incumplen, hacen las cosas mal y según parece roban. El otro día comentaba que esto ya eran solamente los 40 ladrones, porque la cueva y Alí Babá habían desaparecido. La causa ha sido el robo.

Publicado por

manoloprofe

Comunicador y publicista desde 1969. Profesor universitario desde 1985. Analista y comunicador político desde 1990.

Un comentario en «AY ALCALDES, CUÁNTAS HORAS SE PIERDEN EN SUS NOMBRES….!»

  1. Deberian inventar una escuela para dale criterio a los alcaldes y autoridades, como conversabamos hoy jaja del INAP, sera posible, esperemos que lo sepamos cuidar al LENTOPOLITANO como escuhe en estos dias en una radio de la capital, o radio capital, no dudo que mi opinion importe !! ES QUE ES ASI !!!!!!!
    Saludos Manolo !!

Los comentarios están cerrados.