LA MALETITA.


FOTO: http://almibarimposible.files.wordpress.com

Viniendo en el taxi para la universidad, me entero que el presidente de Polonia y un numeroso grupo de acompañantes, en viaje de visita a Rusia, han fallecido en un accidente de aviación. Me cuenta Enrique, el taxista, que serían más de ochenta los muertos. No sé si las cifras serán exactas pues no he verificado la noticia, pero el hecho en sí me hizo formular un comentario: “tenemos que tener la maleta lista”. Es decir, lo que todo el mundo sabe y es que hay que estar preparado para irse en cualquier momento.

Ellos murieron con las maletas hechas. Lo que nunca sabremos es si tenían preparada “esa” maleta. Porque nuestra propia maleta que contiene lo que hicimos y también muestra los vacíos de lo que dejamos de hacer, debería estar siempre lista. De lo otro, no nos llevaremos nada y decirlo es un lugar común.

Pero este accidente me ha hecho pensar nuevamente y revisar si mi maletita está lista a la fecha. Me doy cuenta que no. Entonces he decidido observar contenidos, botar etiquetas viejas y tratar de acomodar los pomitos para que cuando me vaya tenga lo necesario para el viaje definitivo: lo hecho a lo largo de estos años. Porque no tengo más y me voy a llevar únicamente nada. Mi maletita de pronto tiene aún espacio, pero sé que el tiempo nunca alcanza.

Paz en el descanso de quienes han motivado este post. Y disculpen, pero gracias por provocar en mi una reflexión importante.